Torreón. Coah.- Investigadores laguneros descubrieron que se puede elaborar biodiésel con una planta de la región conocida como “hierba mala” que se encuentra por toda la comarca y se reproduce con facilidad.

José Antonio Peña Hernández, técnico agropecuario, quien trabajó con el respaldo de investigadores de la Facultad de Ciencia Biológicas de la UAC en el tema, está por obtener una patente del método, lo que estima que se prolongará ya solo semanas.

El procedimiento, pulido por cerca de un año, es sumamente económico y sencillo, según comentó, por lo que pretende instalar una planta dedicada a la producción del diésel vegetal, siempre y cuando las autoridades permitan sembrar la planta, que es la principal materia prima y se requiere tener la mano la suficiente para abastecer la potencial demanda.

Explicó que la hierba mala produce un frijol que se llama frijol de higuerilla, que genera a su vez un aceite, que mediante un proceso químico se transforma en biodiésel.

Destacó que se trata de una planta que crece en cualquier terreno, mientras que abunda la denominada tierra ociosa en municipios como Matamoros, Viesca, San Pedro, llamada así por estar sin ser cultivadas ante la falta de agua. Sin embargo hasta el momento las autoridades no le han dado respuesta.

“He tratado de hablar con ellos para que me faciliten la tierra ociosa que no usan, al no tener agua, porque yo si tengo, la que se obtiene mediante un procedimiento químico”.

Considerando la problemática de la sequía, tiene contemplado emplear en sustitución del riego el producto denominado agua sólida, hecho mediante granos de un polímero que atrapa el agua, concentrándola en esferas en forma de gel. La sustancia que brinda y retiene la humedad en las plantas hasta por ocho años, según aseguró.

“Es un agua mejor que la del cielo, porque esa la tienen siempre y se puede cosechar ocho años sin regar”.

Aseguró que en cerca de 15 días obtendrá la patente, mientras que el registro de la marca está en trámite. La investigación está registrada en la oficina de Tecnología Avanzada que se ubica en la ciudad de México.

Estima que el costo del producto sería de ocho pesos con cincuenta centavos el litro, cuya importancia radica en que reduciría considerable las emisiones contaminantes de los vehículos, el dióxido de carbono que se vinculan al calentamiento global, además de que es un producto biodegradable y su toxicidad es mínima.

Actualmente se encuentra en la ciudad de México para buscar el respaldo del área de Tecnología avanzada de la Secretaría de Economía, ya que requiere de equipo como una camioneta y un molino.

Para echar a andar el proyecto requiere cerca de 200 mil pesos, para el financiamiento del procedimiento, dado que tiene mucha materia prima a la mano en toda la región.

Planta que también se encuentra en Oaxaca y en lugares semidesérticos.

De recibir el respaldo del gobierno, afirma que se compromete a contratar a gente discapacitada para desarrollar el procedimiento.

BIODIESEL

El procedimiento es sumamente económico y sencillo, según comentó José Antonio Peña Hernández, por lo que pretende instalar una planta dedicada a la producción del diésel vegetal.

Siempre y cuando las autoridades permitan sembrar la planta, que es la principal materia prima y se requiere tener la mano la suficiente para abastecer la potencial demanda.

Explicó que la hierba mala produce un frijol que se llama frijol de higuerilla, que genera a su vez un aceite, que mediante un proceso químico se transforma en biodiésel.

IMPORTANCIA DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

De acuerdo con la Sagarpa los biocombustibles se pueden generar mediante caña de azúcar, maíz, remolacha, sorgo, y hay cultivos en proceso de experimentación como algas, pastos. Mientras que se puede producir biodiésel a partir de higuerilla, palma de aceite, grasa animal y aceites usados.

Que pueden crecer en tierras de baja productividad para otros cultivos, por lo que son atractivos para darle uso a tierras ociosas o que están en zonas rurales de media o alta marginación.

Sin embargo su producción y comercialización masiva generan un aumento en la deforestación y en la expansión de la frontera agrícola.

Las motivaciones que han impulsado a las diversas naciones a desarrollar la industria de la energía y en particular de los biocombustibles pueden sintetizarse en tres grupos, la del desarrollo agrícola, reducción de gases con efecto invernadero y seguridad energética.

Uno de los bioenergéticos que ha cobrado mayor importancia en los últimos años a nivel mundial es el bioetanol, producto principalmente a base de maíz y caña y cuya producción encabezan Estados Unidos y Brasil. El biodiesel en cambio se obtiene principalmente en Europa principalmente de cultivos oleaginosos como colza, soya, canola y girasol.

Actualmente en México el mercado para los biocombustibles tiene dos grandes vías de comercialización, la primera es la demanda que Petróleos Mexicanos generara al comenzar a adquirir bioetanol o biodiesel para la oxigenación y venta de sus combustibles al público en general; la segunda es la exportación a mercados donde la demanda es superior a su capacidad instalada de producción.