martes, 26 de febrero de 2013

Fruticultores, seguro hasta 28 de febrero


La meteorología del pasado año 2012 ha provocado la siniestralidad más alta, desde que existen los seguros agrarios, en los cultivos de manzana, melocotón, pera y ciruela, más de 183,8 millones de euros. Los fruticultores de las zonas tardías tienen hasta el 28 de febrero para asegurar su cosecha con los módulos 1 y 2 y con las coberturas de helada del Módulo P

Los fruticultores de las zonas tardías que quieran contratar los módulos 1 y 2 y las coberturas de helada del módulo P del Seguro de Frutales tienen hasta el próximo 28 de febrero para hacerlo. Hay que destacar que la mayor parte de la producción de fruta dulce se concentra en dichas zonas, y fundamentalmente en las comunidades autónomas de Aragón, Catalunya, La Rioja y Navarra. 

A lo largo de 2012 la meteorología ha sido particularmente adversa para la agricultura. Hemos registrado olas de frío que han ocasionado fuertes heladas, violentas tormentas de pedrisco, viento y lluvia, así como inundaciones que han elevado la siniestralidad de los cultivos de manzana, melocotón, pera y ciruela a más de 183,8 millones de euros, la cifra más alta que se ha registrado desde la puesta en marcha de los seguros de frutales. La siniestralidad media registrada durante las últimas 5 campañas alcanza los 123 millones de euros. 

En torno al 49% de la siniestralidad registrada (cerca de 90 millones de euros) se ha abonado a fruticultores de zonas tardías, siendo los riesgos de pedrisco y falta de cuajado los que más han afectado a sus cosechas, seguido por el riesgo de helada. 

Durante la cosecha 2012 se suscribieron más de 18.660 pólizas de seguro que daban cobertura a más 2,26 millones de toneladas de fruta dulce, con una capital asegurado que supera los 1.100 millones de euros. Aragón y Catalunya destacan como las comunidades con mayor producción de fruta asegurada, más de un 56% del total, cuyo valor de producción asegurado supone cerca del 55% del asegurado en todo el país. 

Por Comunidades Autónomas, entre las zonas tardías, Catalunya es la de mayor siniestralidad en 2012, con más de 46 millones de euros. Le siguen Aragón que supera los 27 millones y en menor medida La Rioja y Navarra, con más de 10 y 5 millones de euros, respectivamente. 

En los últimos años, los fruticultores han sufrido especialmente las consecuencias de unas condiciones climáticas muy desfavorables. Se ha registrado una gran variedad de fenómenos meteorológicos, que además han afectado, en mayor o menor medida, a la práctica totalidad de las zonas productoras. Este invierno no está siendo muy distinto, con temperaturas mínimas por debajo de cero, y temporales de intensas lluvias que provocan inundaciones como las ocasionadas el pasado mes de enero por la crecida en numerosos puntos de los ríos Ebro y Arga. Riesgo, este último, incluido entre las coberturas del seguro de frutales a través de unas garantías anuales para el árbol.

Las extremas y muy variables condiciones anteriormente descritas, las consecuencias muy perjudiciales para el agricultor y la solvencia de Agroseguro para hacer frente a estas situaciones, ponen de manifiesto la importancia de hacer un seguro de frutales.

0 comentarios:

Publicar un comentario