miércoles, 13 de marzo de 2013

La adaptación a las normas de bienestar animal y el coste de pienso reducirán la producción porcina de la UE en 2013


Esto provocarán en 2013 una caída de la producción europea de porcino del 2 %, aunque después se tenderá a la recuperación de los censos.
La adaptación a las normas de bienestar animal -que implican adaptar las granjas y ampliar el espacio de cría- y loselevados costes de la alimentación animal provocarán en 2013 una caída de la producción europea de porcino del 2 %, aunque después se tenderá a la recuperación de los censos.

Así lo ha asegurado el nuevo director de la Asociación Nacional de Comerciantes de Ganado Porcino (Ancoporc), Sergio Fernández, quien asume desde el 20 de febrero este cargo después de la baja voluntaria del gerente, Alberto Herranz, quien pasa a desempeñar otras "responsabilidades profesionales incompatibles con sus funciones", según la entidad. Fernández ha subrayado el buen momento de las exportaciones de carne de cerdo a los países emergentes y el éxito en la adaptación casi total de las granjas españolas a las exigentes normas europeas de bienestar animal, aunque no oculta su preocupación por la crisis económica y de liquidez del país. Entre sus prioridades, ha citado que Ancoporc continuará actuando como intermediario en las operaciones de compraventa de sus socios y trabajando en la búsqueda de la competitividad empresarial y la atención y apoyo a los asociados. El impulso de la formación sobre los nuevos requisitos del bienestar animal será otro de los campos de actuación.

Como problemas principales para el porcino, Fernández ha apuntado a la crisis económica y la atonía del consumo, el fuerte encarecimiento de los costes de producción y la restricción del acceso al crédito que dificulta la financiación de los operadores.

Sobre el bienestar animal, ha remarcado que, aunque la Unión Europea (UE) ha dado una prórroga de dos meses a algunos países para adaptarse a la nueva normativa, en España "casi el cien por cien" lo ha conseguido, pese a suponer un fuerte desembolso económico que calculan en 15.000 euros para una granja media de 500 madres. Esta adaptación implica, en una primera fase, la reducción de las madres de cría, pero que en 2014 se volverán a estabilizar los censos y la producción, lo que evitará que los consumidores noten incrementos en los precios.

Apostar por el bienestar animal no supondrá un revulsivo para las ventas en un primer momento para los productores del cerdo españoles, pero sí será una ventaja competitiva en el futuro porque, en su opinión, será "un rasgo diferencial" para una producción europea que quiere "seguir en vanguardia" de los flujos internacionales.

En cuanto a las perspectivas de comercio internacional, China y Rusia seguirán tirando de las ventas de porcino, tanto de la UE como españolas, según ha explicado. La exportación de porcino español subió un 4 % hasta noviembre de 2012 de media, precisamente por el empuje de las salidas hacia terceros países, ha detallado

Rusia, que absorbe el 24 % de las exportaciones comunitarias de cerdo, ha impulsado un proceso de inspecciones a los mataderos españoles previas a su homologación para garantizar la seguridad alimentaria, lo que podría anticipar un repunte en próximos envíos siempre y cuando culmine la autorización.

Por su parte, China y Hong-Kong compran el 30 % de todo el porcino que la UE envía al exterior, y junto a Rusia representan más de la mitad de las ventas extracomunitarias.

La facturación de los exportadores de la UE cosechó un nuevo aumento del 12 % de media gracias al incremento de las salidas fuera de este territorio -a Rusia y China sobre todo- del 22,6 %, lo que supuso una cifra histórica en 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario