martes, 26 de marzo de 2013

La roya se bebe el café y el empleo


La roya bebe el café y el empleo en Centroamérica.
La plaga de la roya, que ataca extensas hectáreas de cafetos en Centroamérica, amenaza seriamente la actual cosecha del aromático grano y deja sin empleo a más de 400 mil personas en la región.

Conocido científicamente como Hemileia vastatrix, ese hongo se presenta como un polvillo de color anaranjado en el envés de las hojas del cafeto, las cuales caen prematuramente, al igual que el fruto, sin llegar a madurar.

La infección que genera debilita las plantas y merma su producción, lo cual puede ser mortal si se combina con el ataque de insectos, deficiente atención a los sembradíos e insuficiente fertilización.

Luego de tres décadas bajo control, la plaga apareció en julio pasado, lo cual se atribuye al clima, pues los períodos más secos y con elevadas temperaturas facilitan el desarrollo del hongo.

Actualmente la roya señorea por cafetos de la región centroamericana, esencialmente en Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

En estos países el café aparece entre los principales rublos exportables y su cosecha genera miles de empleos que son el sustento de más de dos millones de personas.

Las noticias que llegan desde esas zonas son alarmantes. El gobierno hondureño comunicó que la roya afecta el 25 por ciento de la producción y prevé daños por un monto que va de 150 a 200 millones de dólares para la cosecha 2012-2013.

Explicó que la epidemia destruyó totalmente más de 14 mil hectáreas de cafetos y otras 56 mil presentan afectaciones parciales.

En Nicaragua el 35 por ciento de los cultivos se ha perdido a causa del hongo, lo que equivale a unas 41 mil 95 hectáreas, notificó la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos.

El titular de la Asociación de Exportadores de Café nicaragüense, José Ángel Buitrago, calcula en unos 100 millones de dólares las posibles pérdidas para la actual cosecha.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura de El Salvador admitió que la roya afecta entre el 15 y 20 por ciento de los cultivos, cifra que la Fundación Salvadoreña para la Investigación del Café eleva hasta los 40 puntos porcentuales.

A juicio del presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, Roberto Inclán, de concretarse los pronósticos (producir apenas 1,9 millones de quintales), esta temporada será la de más baja cosecha en la historia del país.

Mientras, el Instituto Nacional del Café de Costa Rica calcula que se perderá el 10 por ciento de la producción, para la cual tienen destinada un área cercana a las 110 mil hectáreas.

Solo en este país la plaga ha dejado a más de 10 mil personas sin empleo, según informó la viceministra de Agricultura y Ganadería, Xinia Chaves.

Esta cifra, dijo, asciende a 437 mil en Centroamérica, región en la que Honduras aparece como el país más afectado, así como Nicaragua y la parte fronteriza entre Guatemala y México.

La crítica situación impulsó a los productores del rubro a conminar a los respectivos gobiernos a tomar medidas para combatir la epidemia en la actual cosecha y prevenir perjuicios similares en la venidera.

PIDEN SOLIDARIDAD INTERNACIONAL 

La magnitud del problema llevó a que el pasado 18 de marzo el director ejecutivo de la Organización Internacional del Café (OIC), Roberio Silva, demandara ayuda para enfrentar los estragos causados por la roya en Centroamérica, región que produce el 14 por ciento del grano a nivel mundial.

En opinión del directivo, a pesar de las pérdidas millonarias, el problema es más serio desde el punto de vista social, y esa emergencia fitosanitaria exige la solidaridad internacional, apuntó.

Alertó que el desempleo provocado por la plaga puede conllevar a un aumento de la emigración de centroamericanos hacia Norteamérica y Europa, en busca de mejores condiciones económicas.

Silva advirtió, además, que la epidemia podría provocar otro efecto dañino: la elevación a mediano plazo del precio de la taza del café, motivado por la especulación en el mercado.

Según la OIC, la situación del aromático grano en el mercado global es hoy confortable y la demanda ha crecido en países como China, Rusia, Australia y Brasil.

0 comentarios:

Publicar un comentario