lunes, 20 de mayo de 2013

¿ESTAMOS PREVENIDOS ANTE UNA PLAGA DEVASTADORA?


Esta semana, la revista mensual de @AsajaCórdoba ha publicado un artículo que me pidió Carlos Molina para informar al sector de los cítricos y a las administraciones sobre el peligro de una nueva plaga que nos amenaza: El HLB. Y dice así:
El cultivo de los cítricos a nivel mundial está sufriendo una de las plagas más devastadoras de su historia, comparable a la que sucedió en España en los años sesenta a ochenta con la enfermedad de la tristeza. En aquellos años, una enfermedad introducida en la península probablemente en los años treinta se manifestó con virulencia alrededor de 1957, haciendo que se perdieran unos 20 millones de árboles sólo en nuestro país, y que se cambiaran los métodos de cultivo de naranjos, fundamentalmente por la introducción de nuevos patrones que sustituyeran al patrón amargo.
diaphorina
Ahora, en el siglo XXI, la citricultura de Brasil y Florida están en situacones parecidas con la enfermedad del HLB o enverdecimiento, provocada por una bacteria, Candidatus liberibacter, que es transmitida por dos insectos,Diaphorina citri y Trioza erytreae, o bien por injerto de material vegetal infectado o bien por transporte de este material.
distribución
El HLB está destruyendo grandes extensiones de cítricos en todo el mundo, aunque bien es verdad que parece desarrollarse en lugares con temperaturas más suaves que en España y con mayor humedad relativa durante todo el año. En nuestro país únicamente se ha detectado el psílido Diaphorina citri en las islas Canarias, pero no infestado por la bacteria que causa la enfermedad. Algunos expertos apuntan a que las condiciones de altas temperaturas veraniegas unidas a la baja humedad relativa de esas fechas no harán posible la propagación de esta enfermedad en la península ibérica. Sin embargo, esta opinión no está demostrada científicamente.
El único método de lucha contra la enfermedad que se conoce hoy en día es la eliminación del insecto a base de tratamientos fitosanitarios, que encarecen la producción y únicamente retrasan la entrada de la bacteria, no asegurando la asepsia de ninguna explotación.
Por tanto es absolutamente esencial que se implanten medidas de alarma ante una posible aparición tanto del vector como de la enfermedad en todas las provincias productoras de cítricos. Sólo una detección precoz, inmediata y fulminante contra material infectado podría librarnos de un posible desastre. Para ello es fundamental que administraciones, citricultores y organizaciones agrarias trabajen de la mano.
Los gobiernos de Brasil, México, Florida o California han puesto en marcha redes de alerta para citricultores, que permiten hacer un seguimiento de la enfermedad. Algunos enlaces interesantes en la red:
-  www.atccitrus.com Con un enlace específico, con toda la información sobre la expansión de la epidemia en Florida.http://www.atcitrus.com/congreso/Manejo%20de%20HLB%20en%20Florida%20Irey.pdf
www.saveourcitrus.org del departamento de Agricultura de los Estados Unidos, donde alertan fundamentalmente del peligro de mover material vegetal de zonas infectadas a otras libres de la enfermedad.
https://sites.google.com/site/diaphorina/diaphorina Con toda la información sobre la epidemia en México

0 comentarios:

Publicar un comentario