martes, 7 de mayo de 2013

La alta humedad y la moderación de temperaturas favorecen las enfermedades fúngicas en cereal

Las condiciones meteorológicas de lluvias de los últimos meses, favorables en principio para el cultivo de cereales, se presentan también propicias sin embargo para el desarrollo de enfermedades fúngicas en cereal, tales como la septoria o la roya. En Sevilla y Cádiz, la Red de Alerta Fitosanitaria de Andalucía, destacaba a principios de abril la incidencia de septoria, en expansión y con una superficie de plantas afectada que oscilaba entre el 30 y el 41%. Más al norte, en Castilla y León o Aragón, las condiciones de temperatura aún no son óptimas para los hongos, pero se esperan problemas en el último tramo de abril y en mayo.
La persistencia de las precipitaciones y la dificultad de acceder a las fincas en esas condiciones han dificultado en las últimas semanas el manejo del cultivo del cereal, tanto en el control de malas hierbas como en los abonados de cobertera y en la aplicación de tratamientos fungicidas. En la segunda semana de abril, de forma progresiva, se ha comenzado a entrar en los terrenos que presentaban mejores condiciones para afrontar las tareas pendientes, pero otras fincas aún debían esperar.
 

Septoria y roya

En las zonas con el cultivo más avanzado, caso de Sevilla, la mejora de la meteorología llega bastante tarde para los agricultores, con el trigo ya espigado y abundantes problemas de hongos y malas hierbas. “Tenemos bastante septoria en trigo duro y algo de roya amarilla en trigo blando, pero hasta el lunes 8 de abril no se pudo entrar a aplicar tratamientos”, explica Roberto Gordillo, técnico de la cooperativa Agrícola El Rubio (Sevilla).
 
Ante esta situación, las expectativas apuntan a mermas en la producción, si bien aún es pronto para valoraciones. En la cooperativa Agrícola Carmonense (Sevilla) constatan también afección en trigo de septoria, pero a mediados de la segunda semana de abril aún no había podido entrar al campo para tratar ni para evaluar el grado de afección. Su técnico, Jesús García, recuerda además que a los problemas de hongos se suman los de malas hierbas, “que no se pudieron tratar en muchos casos”, y los de mosquitos en las primeras fases de desarrollo del trigo. “Hay agricultores que comentan que aun así se ve bastante trigo en las parcelas, pero es pronto para valorarlo”, sopesa Jesús García.
En Andalucía, los principales problemas se están registrando con la septoria en trigo, y en menor medida con la roya amarilla, que en cultivos de Cádiz presenta una afección media del 2,5%. También se ha detectado oídio en Cádiz, pero en porcentajes escasos (0,10% de afección).
 

Aumento de temperaturas

En la mitad norte de la península, con menos temperatura y con el trigo en fases de desarrollo más tempranas, los problemas de hongos se esperan a partir de finales de abril. “En nuestra zona todavía no tenemos problemas de hongos. Por encima de 15 grados y con esta humedad, quizás empecemos a detectar su presencia en un par de semanas”, estima Marino Moral, técnico de la cooperativa Odarpi (Burgos). “De hecho, en titarro, un cultivo de porte rastrero muy característico de nuestra zona y similar a la veza, ya sí se han detectado problemas de hongos”.
 
Otras zonas del norte confirman que los problemas aún no han aparecido. En Cereales Teruel explican que aunque la humedad es alta, las bajas temperaturas y el viento han evitado hasta el momento los problemas, que en esa zona tampoco son habituales, salvo en parcelas concretas.
 
En el norte, a medida que los agricultores pueden comenzar a entrar en los cultivos, las primeras labores se centran en aplicar los últimos abonados de cobertera pendientes y en el combate de malas hierbas, quedando en principio los tratamientos fungicidas para más adelante. “Como en nuestra zona no se pudo aplicar herbicida, habrá agricultores que aprovechen para incorporar herbicida y fungicida en la misma pasada.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario