martes, 9 de julio de 2013

El nuevo peligro de las colmenas

Las larvas de esta hymenoptera se alimentan con proteína animal, para lo cual reinas y obreras capturan insectos.

Una nueva avispa invasora ha sido descubierta en los Jardines del Real de Valencia.
Una nueva avispa invasora ha sido descubierta en los Jardines del Real de Valencia. La empresa torrentina Estudi Verd, especializada en control de plagas urbanas, ha comunicado que descubrió seis ejemplares de esta avispa el pasado noviembre en el parque valenciano y consiguió capturar uno. Los entomólogos de la Universitat de València confirmaron que se trataba de una 'Vespa Orientalis'.
Un artículo publicado en la Sociedad Entomológica Aragonesa explica que este tipo de avispas son procedentes de Ásia, Indostán (por la región de India y Pakistán), el noreste de África, el sureste de Europa y el Cáucaso Sur (en la zona de Armenia y Azerbaiyán). La publicación aragonesa asegura que la avispa también se ha encontrado en países como Brasil, las Guayanas, Madagascar, China, Méjico, Bélgica y Reino Unido. En estos dos últimos países se han encontrado indicios que atribuyen la introducción de la especie a la importación de fruta desde los países originarios de la avispa.
Estudi Verd, empresa responsable de su hallazgo, señala que todavía se intenta averiguar de qué forma ha logrado entrar la avispa a España, a través de Valencia.
El impacto que podría tener la 'Vespa Orientalis'todavía esta por determinar, pero los entomólogos advierten del peligro que puede suponer para la población de abejas. Las larvas de esta hymenoptera se alimentan «con proteína animal, para lo cual reinas y obreras capturan insectos como saltamontes, moscas, abejas, pequeñas avispas...», concreta el artículo entomológico. Por otra parte, señala que los adultos se alimentan de «néctar y fruta madura, llegando a considerarse plaga». Estos son los motivos por los que se intenta disminuir el número de especímenes de 'Vespa Orientalis'mediante «depredación» por parte de aves en sus países de origen, aseguran los entomólogos.
No obstante, esta avispa oriental también ha dado buenas noticias a los científicos. En el año 2010, un grupo de científicos israelíes descubrió que esta especie de hymenoptera utilizaba la energía del sol para poder moverse, ya que tenía bajo su piel células que transformaban la energía solar en electricidad, cosa que le permite volar.
Este hallazgo no sólo explica por qué se incrementaba la actividad del avispón al mediodía, sino que supondrá un gran adelanto en el campo de la energía solar.

Fuente: www.infoagro.com

0 comentarios:

Publicar un comentario