viernes, 26 de julio de 2013

Influencia de las altas temperaturas sobre las plagas

La temperatura es el factor abiótico que más influencia tiene en la dinámica poblacional de las plagas. El control de este parámetro es fundamental a la hora de establecer estrategias globales de control, basadas éstas en la minimización de los tratamientos fitosanitarios.

Cada plaga se caracteriza, desde el punto de vista térmico, por tener una temperatura mínima, óptima y máxima de desarrollo. De esta forma, y en función del registro de temperaturas, se puede predecir el número de generaciones o duración de un ciclo, para ajustar los planteamientos de manejo de las plagas.

En referencia al umbral térmico máximo, la mayoría de las plagas de los cultivos detienen su desarrollo o merman sus poblaciones con temperaturas superiores a los 35º C.

Los adultos de determinadas plagas, tales como Mosca del Olivo (Bactrocera oleae), Mosca de la Fruta (Ceratitis capitata), entre otras, detienen su actividad, tanto reproductiva como alimenticia, con las altas temperaturas. Del mismo modo, las puestas de numerosas especies de Lepidópteros abortan con temperaturas elevadas, por encima de los 33-35ºC.

Si se detecta la presencia de alguna plaga y tenemos previsiones, a corto plazo, del aumento de la temperatura, se puede retrasar o incluso no aplicar fitosanitarios para realizar control de dicha plaga, pues, si se supera el umbral térmico máximo de desarrollo para esa especie, los niveles poblaciones de ésta descenderían e incluso podría desaparecer.
  
Tasa de desarrollo de plagas































0 comentarios:

Publicar un comentario