sábado, 31 de agosto de 2013

Recomendaciones de manejo en tomate ante la presencia de lluvias


Debido a la presencia de lluvias al final del periodo estival, sería conveniente tener en cuenta una serie de recomendaciones, para paliar su efecto sobre los cultivos de tomate tanto en invernaderos como bajo malla.

Efectos negativos sobre los cultivos de tomate:
- Riesgo por impacto de la lluvia y granizo en los cultivos que se encuentran al aire libre sin ninguna estructura que los proteja y sobre todo en aquellos en los que se haya practicado una eliminación parcial de follaje para favorecer su aireación.
- Problemas de agrietamiento o rajado por exceso de humedad, con la consiguiente depreciación comercialmente y sobre todo con altas temperaturas, en periodos secos y en suelos con alta concentración salina.
- Posibles problemas de enfermedades criptogámicas y bacterianas, sobre todo los que se encuentran en invernaderos.

Medidas a adoptar:
- Para evitar el agrietamiento de los frutos sería conveniente no aplicar abonos nitrogenados y sí los potásicos, por medio de riegos cortos y con una alta concentración de sales, aumentando así la conductividad. Este daño se produce más en los frutos dispuestos en los pisos basales y apicales de la planta.
- Los cultivos que se encuentran bajo invernaderos de plástico, sería recomendable aumentar lo máximo posible la aireación en su interior.
- Realizar tratamientos fitosanitarios preventivos utilizando materias activas antifúngicas y bactericidas como el cobre, azufre, mancozeb, etc.
- Aquellos cultivos que se encuentren en inicio de desarrollo vegetativo, sería recomendable suprimir temporalmente el abonado.
- Utilizar variedades resistentes al rajado.
- Realizar la recolección cuando los frutos no estén mojados, para evitar posibles podredumbres.


tomate rajado























0 comentarios:

Publicar un comentario