sábado, 10 de agosto de 2013

Syngenta, Nueva estrategia para control de malezas

Los problemas de malezas suben por un ascensor que asciende muy rápido y las soluciones van por una escalera y con artritis.

El modelo se caracteriza por la ausencia de labranza, monocultivo, pocos herbicidas y...
Luego de su conferencia por la mañana, el Ing. Juan Carlos Papa del INTA Oliveros le explicaba a TodoAgro las motivaciones por las cuales tanto público asiste a estos eventos de actualización sobre el tema. “El interés marcado en este tipo de jornadas es porque las herramientas que se venían utilizando asiduamente para controlar las malezas, prácticamente como única opción dejaron de rendir. ¿Y porqué dejaron de funcionar tan bien? En parte porque la percepción que tenían los productores y usuarios de estas tecnologías para la adversidad biológica como las malezas, era que iban a seguir funcionando bien de acá a la eternidad”. Sin embargo, “sabemos que las malezas son entidades que no son estáticas, son organismos vivos”.
En definitiva, “los problemas de malezas suben por un ascensor que asciende muy rápido y las soluciones van por una escalera y con artritis” mencionó con una metáfora el Ingeniero.

¿En torno a esto hay un modelo productivo que se agota? fue una de las preguntas formuladas al especialista, a lo que Papa respondió: “En el modelo entran múltiples factores, y está caracterizado por la ausencia de labranza, el monocultivo, más un escaso y poco diverso espectro de herbicidas disponible, y además el uso de uno sólo en particular como el Glifosato.”

El régimen de arrendamiento, un factor que “juega” 
“En la zona núcleo tenemos más de un 60 a 70% en arrendamiento, con contrato de muy baja duración, se está ingresando muy tarde a los lotes, y esto trae como consecuencia que las malezas se las tome en un estado para lo cual el herbicida no ha sido diseñado ni preparado para funcionar adecuadamente” sentenció Papa.

“Hoy en día los principales problemas de malezas que tenemos son malezas del barbecho que por distintos motivos no la podemos controlar en él. Esa maleza luego continúa su ciclo porque no hay alternativas, no se desarrollaron nuevas opciones desde la revolución del Glifo, y sobretodo para hacer controles de postemergencia entonces nos encontramos en una situación de impotencia”.

Por su parte, el Ing. Mauricio Morabito, Director Customer Marketing LAS de Syngenta, se refirió a  que hoy el productor deberá gastar un 40% más de lo que antes invertía en el control de malezas. En la Argentina la superficie afectada era del 23% en 2010 y se incrementó al 65% en 2012. El 71% de estas malezas se presenta en barbecho, el 26% en soja y sólo el 1% en maíz y trigo. Dentro de 4 años se espera que el porcentaje de las malezas en soja trepe al 40% si se sigue con este ritmo de monocultivo.

La situación en Córdoba
Papa reconoció que la provincia es de las zonas más perjudicadas por las malezas “duras”, donde han adquirido importancia malezas como Borrelia, Gomphrena sp. o la Amaranthus Palmieri,  para las cuales son muy pocas o casi nulas las opciones químicas, que es lo que la gente demanda.
Pero en estas circunstancias no lo hay, “nos llaman a nosotros esperando que le demos algún líquido para salvar la situación pero no existe. Hay una sensación de extrema autosuficiencia, donde el productor en general hace lo que le parece, o toma la “receta” que le sugiere algún vecino, o tomando la opción más económica, pero fracasa. Entonces en este estadío, la solución química que se demanda ya no existe”

Efectos al no agarrar a tiempo esta problemática
“Es una problemática que ya tiene preocupados a los productores en varios espacios del país, y si no se hacen estas jornadas, es muy difícil adquirir soluciones” indicó Morabito, respecto a la valoración de este tipo de eventos de actualización.
“Estimamos que al tener ya instalado un problema de malezas tolerantes, un productor tiene que incrementar los costos en 30 dólares adicionales por Hectárea para el control de estas malezas resistentes” explico Morabito.
En este sentido a nivel país, “en el 2010 se usaron alrededor de 100M de dólares adicionales al mercado de herbicidas selectivos para el control de estas malezas. Mientras que en 2012, el incremento fue de 400 millones de dólares. Y estimamos que en 2016-17 el incremento va a llegar a los 900 Millones”
La idea de un “manejo permanente”
En el Simposio, Ian Zelaya, líder de los programas de herbicidas de Syngenta, precisó que los productores no tienen que dejar librado el problema de malezas a la creencia de que aparecerá un nuevo herbicida que lo resolverá: "no esperemos a que mañana" se va a contar con un producto que pueda reemplazar al Glifosato o que represente lo que éste fue cuando apareció.
A la vez consideró que hay que apuntar a un manejo de las malezas “todo el año”. Habló del “concepto de un manejo permanente, y no sólo durante los cuatro meses de un cultivo”
El caso Amaranthus palmeri

Es muy competitiva con el cultivo y tiene habilidad para desarrollar múltiples resistencias a herbicidas, a tal punto que ya se han reportado resistencias a: glifosato, ALS, fotosistemas II,HPPD y hormonales. Esta especie ya está en Córdoba, Entre Ríos y sur de la provincia de Buenos Aires. La recomendación es evitar que se reproduzca, y si es necesario retirarla del campo mediante métodos mecánicos.

Fuente: www.infoagro.com

0 comentarios:

Publicar un comentario