miércoles, 28 de agosto de 2013

Traje robotizado que ayuda en el campo

El armazón de metal y plástico cuenta con ocho motores eléctricos, distribuidos a lo largo de las articulaciones, que...

Traje robotizado que ayuda en las tareas del campo. Desarrollado por Shigeki Toyama.
Un traje robotizado para ayudar en las tareas del campo, ha sido desarrollado por Shigeki Toyama, profesor de robótica, quien argumenta que “cualquiera puede usarlo sin perder una gota en la eficiencia del trabajo. Quiero aumentar los tipos de trabajo en el que se puede ayudar”.

El armazón de metal y plástico cuenta con ocho motores eléctricos, distribuidos a lo largo de las articulaciones, que permiten amplificar la fuerza de los brazos y pies.

La asistencia puede ser activada tanto por sensores que registran los movimientos del cuerpo como por comando oral, confiriendo al usuario una agilidad y una comodidad inigualables para realizar las tareas del campo sin reumatismo, problemas de espalda, calambres u otros dolores.

“Si el agricultor se inclina para realizar sus tareas, la espalda se mantendrá recta y bastará dar una orden para que las articulaciones metálicas en las piernas se estiren y le den el impulso necesario para arrancar la hortaliza sin esfuerzo”, explicó Gohei Yamamoto, uno de los estudiantes que trabaja en el proyecto.

Modelos

Dos modelos han sido ya desarrollados para diferentes actividades. El más pesado -de 31 kilos- permite recoger verduras al sol y transportar bultos pesados. El segundo -más reciente, de 23 kilos- sostiene la columna vertebral y los brazos, permitiendo la recolección de frutas y hortalizas.

El uso de estos equipos puede reducir el esfuerzo físico en un 62% en promedio, indican los investigadores. La actividad muscular llevada a cabo baja a la mitad cuando el usuario dobla las rodillas. Por lo tanto, puede permanecer estirado por más tiempo y sin ningún dolor.

Para el desarrollo del último modelo se ha realizado una encuesta entre 102 personas, resultando que los brazos, el cuello y la parte baja de la espalda eran los más afectados.

Su precio

El equipo será vendido inicialmente a un coste de un millón de yenes (11 mil dólares), pero su precio debería caer a la mitad cuando empiece a ser producido en serie.

Anteojos multimedia

El mismo equipo de investigación comenzará a trabajar pronto en la creación de anteojos multimedia, que podrán proyectar información útil para el agricultor en tiempo real, según la tarea que esté llevando a cabo.

Así, un agricultor podrá ver qué tan maduras están las frutas que está observando o seguir su propio ritmo cardíaco y consumo de calorías. Las gafas podrán indicarle, por ejemplo, que tiene que hacer una pausa tras haber trabajado demasiado, indicó Toyama.

Este tipo de programas han encontrado apoyo del gobierno japonés, que promueve las iniciativas para desarrollar todo tipo de robots y tecnologías para asistir a personas de edad.

Fuente: Hortoinfo

0 comentarios:

Publicar un comentario