domingo, 15 de septiembre de 2013

Vendimia extraordinaria en cantidad y calidad; ¿qué pasará con los precios?

Distintas fuentes sitúan la próxima cosecha en una amplia horquilla de entre 42 y 45 millones de hectolitros
Los viticultores españoles afrontan una vendimia que sepresume extraordinaria en cantidad y calidad, lo que permitirá al sector olvidar las pobres cifras del año pasado, un ejercicio anormalmente bajo y poco productivo por la sequía, que se saldó con apenas 34 millones de hectolitros de vino y mosto.

Los problemas localizados de humedad, lluvias, granizos o fríos del ejercicio actual no parece que puedan empañar la vendimia 2013. Aunque en algunos territorios meridionales la recogida comenzaba hace algunas semanas -las uvas canarias o las cordobesas, por ejemplo, fueron de las primeras-, en tierras manchegas, que marcan el grueso de las producciones como principal viñedo del mundo, ya se ha iniciado en las variedades "chardornnay" y "sauvignon blanc".

Poco a poco se irá generalizando la vendimia de las tintas y el resto de uvas blancas, según las organizaciones agrarias. Distintas fuentes sitúan la próxima cosecha en una amplia horquilla de entre 42 y 45 millones de hectolitros, quizás 43 o 44 si se ajustan más unas previsiones aún muy imprecisas, lo que supondrá una subida del 10-15 % respecto a las medias habituales de nuestro país (en el entorno de 40 millones de hectolitros).

Estos datos, de confirmarse, colocarían a España en niveles similares a Francia (en la costa del Ródano se presumen caídas del 40 % respecto a sus medias, por adversa climatología, y Borgoña repetirá las pobres cifras de la vendimia 2012) e Italia.

En este último país, los operadores se muestran optimistas sobre las previsiones en cantidad y calidad, aunque los próximos días serán cruciales, según apunta el organismo italiano Ismea.

De vuelta a España, Castilla-La Mancha puede mejorar un 15 % sus cifras, según las cooperativas, hasta rozar los 23 millones de hectolitros de vino y mosto; una Comunidad, además, donde se mantendrán las contrataciones del año pasado, unas 61.600, con una disminución del 15 % en el empleo de trabajadores extranjeros.

Pero mayor producción requerirá de un esfuerzo mayor para la comercialización y lograr un negocio "rentable". Los agricultores coinciden en subrayar que se dan todas las condiciones para que la uva mantenga en la campaña precios razonables -dados los bajos excedentes y fuerte demanda internacional- y rechazan eventuales presiones a la baja. No obstante, algunas tendencias observadas hacen que no se puedan descartar descensos en los pagos a los viñistas.

Las primeras pizarras en Castilla-la Mancha marcan remuneraciones que rondan las tres de las antiguas pesetas por kilogrado -el sector aún "cuenta" en la desaparecida moneda-, es decir, unos 0,02 euros, con ligeras diferencias entre las uvas tintas garnacha, monastrel o bobal -que se pagan ligeramente por debajo- y las tintas syrah, merlot y cabernet sauvignon, que se valoran algo mejor a esta media de "tres pesetas".

Las uvas blancas verdejo, sauvignon blanc y chardonnay logran 55 pesetas (0,33 euros por kilo) y la uva moscatel, 73 (0,44 euros).

La campaña de la vendimia también acaba de arrancar en otros territorios, como Cataluña, en la que podría ser la mejor de los últimos 5 años en cantidad y calidad en ámbitos como la DO Cava.

Esta última llega, además, con repunte de cotizaciones; las uvas que se utilizan en España para elaborar estos espumosos se pagan a los productores entre 35 y 36 céntimos de euro por kilo, dependiendo de la zona y empresa, según datos del Institut del Cava.

Por su parte, los valores del vino, según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), apuntan 4,67 euros por hectogrado para el vino blanco sin indicación geográfica (-0,64 %) y 4,63 euros para el tinto sin ese calificación (+0,43 %).

Por mercados, los blancos se pagan a 4,52 euros en Albacete; 5,31 en Badajoz; 4,76 en Ciudad Real; 4,60 en Cuenca y 4,30 en Toledo; los tintos lo hacen a 4,93 euros en Albacete; 5,26 en Ciudad Real; 4,82 en Cuenca; 5,78 en Murcia; 4,39 en Toledo y 3,22 en Valencia.

En este contexto, ¿cómo se comportara el mercado ahora?

La última campaña de comercialización estuvo marcada por escasez de vino y caída de las ventas en volumen de los productos más económicos, como graneles, alcoholes y mostos, si bien es cierto que los altos precios impulsaron los beneficios de muchos operadores.

Los expertos confían en que este año se produzca una recuperación y que sigan la tendencia positiva de años anteriores las enseñas de mayor valor, como los embotellados y, en especial, los de denominaciones de origen.

Respecto a la evolución del mercado, las exportaciones españolas en la primera mitad del año crecieron un 6,4 % hasta 1.357,8 millones de euros de facturación, si bien las subidas de precios, fruto de la menor cosecha registrada el pasado año han hecho caer las ventas en volumen (-20,7 %), según el Observatorio español OeMV.

Como dato llamativo, las importaciones españolas aumentaron un 120,4 % en volumen, con unos 101,3 millones de litros, destacando las compras de Chile, el principal proveedor tras superar a Italia.

Fuente: www.besana.es

0 comentarios:

Publicar un comentario