jueves, 17 de octubre de 2013

Oruga bolillera: Hay que estar atentos

La importante presencia de adultos de oruga bolillera, genera preocupación por los problemas que puede causar la plaga.


Debido las condiciones climáticas, es de pensar que varias especies de insectos plagas se favorezcan y cumplan sus ciclos biológicos sin problemas. Por su puesto, eso trae como consecuencias primeras generaciones con gran cantidad de individuos que irán aumentando con el transcurso de los meses, salvo que el clima nos ayude y aporte su granito de arena limitando o reduciendo dichas poblaciones, como ha ocurrido en otras oportunidades.

Con referencia a la plaga estrella, Helicoverpa gelotopoeon, desde la entidad argumentan que preocupa mucho los niveles de captura de adultos desde principios de octubre, teniendo picos que superan los 940 individuos por noche, nunca antes registrados en la región (Zavalla, Santa Fe), por lo tanto si no ocurre una normalización climática probablemente ocurran daños importantes en los cultivos desde muy temprano.

Las mariposas de esta primera generación buscarán desovar sobre plantas que sean nutricionalmente aptas a sus larvas, sobre todo en proteínas, pueden ser malezas o plantas cultivadas. Al respecto, en la zona tienen disponibilidad de legumbres invernales principalmente arvejas, probablemente usen estos cultivos como paso previo a las próximas generaciones que no hay dudas actuarán sobre soja.

Para adecuar un buen manejo integrado conviene recordar algunas pautas de su biología:

- Los huevos son puestos en forma aislada y preferentemente en brotes y ramilletes florales y frutos. Se observan bien a simple vista.
- Las larvas presentan 5 estadios, en el último llegan a medir 40 mm de longitud, el final del abdomen es recto e inclinado hacia abajo, su cuerpo tiene pelos ralos y claros. La duración del estado es de 15 a 20 días. El mayor consumo ocurre durante el estadio 4 y 5, prefieren flores y frutos en formación. Cuando se las molesta o nos acercamos a ellas se arrojan al suelo y se enroscan en forma de espiral sobre si misma. Cuidado con este detalle al monitorear.
- Las pupas están en el suelo en los primeros centímetros.
- Los adultos se mueven durante la noche. Comparados con H. zea  son mas pequeños y mas oscuros, el patrón de manchas y líneas es semejante. Son atraídos por la luz artificial.
- El ciclo total en la zona se desarrolla en aproximadamente 30-35 días. Ocurren 3 a 4 generaciones en el año.
- Las larvas presentan dificultad en el control dada principalmente por tolerancia a algunos principios activos.

También se debe tener en cuenta que existen varios organismos benéficos entre ellos microhimenópteros, dípteros, entomopatogenos, nematodos, que colaboran en limitar el crecimiento de las poblaciones.
Sugerencias:

- Estar atento a la presencia de adultos en la noche. 
- Comenzar a revisar lotes de legumbres invernales a partir de floración. 
- No tomar decisiones apresuradas en cuanto a control, ya que una aplicación innecesaria en este momento del año produce, contaminación del medio ambiente y una disminución importante de benéficos que luego van a ser muy necesarios en los cultivos de verano.

Fuente: www.infoagro.com

0 comentarios:

Publicar un comentario