lunes, 11 de noviembre de 2013

El cultivo del pepino


Guía práctica para la producción profesional e intensiva del pepino, hortaliza de la familia de las cucurbitáceas.









1. Taxonomía y Origen

2. Importancia económica y distribución geográfica
3. Morfología
4. Requerimientos edafoclimáticos
5. Material vegetal
6. Técnicas de cultivo
6.1. Preparación del terreno
6.2. Marcos de plantación
6.3. Siembra
6.4. Entutorado
6.5. Destallado
6.6. Deshojado
6.7. Riego
6.8. Abonado
6.9. Aclareo de frutos 

7. Plagas y Enfermedades
8. Fisiopatías
9. Recolección
10. Valor nutricional


1. TAXONOMÍA Y ORIGEN 



El pepino pertenece a la familia Cucurbitaceae, cuyo nombre botánico es Cucumis sativus

FamiliaCucurbitaceae
GéneroCucumis
EspecieC. sativus
Nombre científicoCucumis sativus
Nombre comúnPepino


El pepino es originario de las regiones tropicales del sur de Asia, siendo cultivado en la India desde hace más de 3.000 años.



De la India se extiende a Grecia y de ahí a Roma y posteriormente se introdujo en China. El cultivo de pepino fue introducido por los romanos en otras partes de Europa; aparecen registros de este cultivo en Francia en el siglo IX, en Inglaterra en el siglo XIV y en Norteamérica a mediados del siglo XVI, ya que Cristóbal Colón llevó semillas a América.



El primer híbrido apareció en 1872.



2. IMPORTANCIA ECONÓMICA Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA 



El cultivo del pepino es muy importante, ya que tiene un elevado índice de consumo, pues sirve de alimento tanto en fresco como industrializado. El cultivo de esta hortaliza es estable en cuanto a superficie cultivada (entre los 7000-8000 ha), pero la producción y exportación aumentan.


Producción 2011 (t)% Producción Mundial
1. China4731000073.16
2. Irán18190002.81
3. Turquía17491742.70
4. Federación Rusa12023601.86
5. Ucrania9660001.49
6. Estados Unidos de América7727201.19
7. España7201981.11
8. Egipto6650701.03
9. Japón5846000.90
10. Indonesia5215350.81
11. Polonia5108920.79
12. Irak4956160.77
13. Holanda4300000.66
14. Uzbekistán4300000.66
15. México4254330.66
16. Arabia Saudí4000730.62
17. Kazakhstan3340000.52
18. República de Corea3038050.47
19. Tailandia2614000.40




Los cultivos de pepino tienen importancia en varias regiones españolas, siendo una especie cuyo valor agronómico reside en su producción estacional, para lo cual necesita desarrollarse en cultivo protegido (la provincia de Almería abarca cerca del 55% de la superficie total cultivada).





España es el tercer país productor de la Unión Europea, con un volumen aproximado de 720.000 toneladas. El primer lugar lo ocupa la Federación Rusa con 1,200.000 toneladas aproximadamente y el segundo lugar Ucrania con 960.000 toneladas. Todos los datos están referidos al año 2011. 



3. MORFOLOGÍA

- Planta: Herbácea anual trepadora.



- Raíces: Sistema radicular muy potente. Consta de raíz principal, que se ramifica rápidamente para dar raíces secundarias superficiales muy finas, alargadas y de color blanco. El pepino posee la facultad de emitir raíces adventicias por encima del cuello.



- Tallo: Los tallos son angulosos y espinosos, de porte rastrero y trepador, llegando a alcanzar hasta 3,5 metros de longitud. De cada nudo parte una hoja y un zarcillo. En la axila de cada hoja se emite un brote lateral y una o varias flores.



- Hoja: Simple de largo pecíolo y gran limbo acorazonado, con tres lóbulos más o menos pronunciados (el central más acentuado y generalmente acabado en punta), de color verde oscuro y recubierto de un vello muy fino. Las hojas son alternas y opuestas a los zarcillos. 



- Flor: Flores de corto pedúnculo y pétalos amarillos. Las flores aparecen en las axilas de las hojas y pueden ser hermafroditas o unisexuales. 



Los primeros cultivares conocidos eran monoicos y presentaban flores masculinas y femeninas. Al inicio de la floración, muestran solamente flores masculinas. Posteriormente, hacia la parte media de la planta, están en igual proporción las flores masculinas y las femeninas y por último, en la parte superior, predominan las flores femeninas. El porcentaje de flores masculinas y femeninas varía según las condiciones climáticas.



. Inducción de flores femeninas: Días cortos, temperaturas bajas y suficiente agua.
. Inducción de flores masculinas: Días largos, temperaturas altas e insuficiente agua. 



En la actualidad, todas las variedades comerciales que se cultivan son plantas ginoicas, es decir, sólo poseen flores femeninas que se distinguen claramente de las masculinas porque son portadoras de un ovario ínfero. 



- Fruto: Pepónide áspero o liso, dependiendo de la variedad, que vira desde un color verde claro, pasando por un verde oscuro hasta alcanzar un color amarillento cuando está totalmente maduro, aunque su recolección se realiza antes de su madurez fisiológica.



La pulpa es acuosa, de color blanquecino, con semillas en su interior repartidas a lo largo del fruto. Dichas semillas se presentan en cantidad variable y son ovales, algo aplastadas y de color blanco-amarillento.



4. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

El manejo racional de los factores climáticos de forma conjunta es fundamental para el funcionamiento adecuado del cultivo, ya que todos se encuentran estrechamente relacionados y la actuación de uno de estos incide sobre el resto.



- Temperatura: Es menos exigente en calor que el melón, pero más que el calabacín.



Las temperaturas que durante el día oscilen entre 20ºC y 30ºC apenas tienen incidencia sobre la producción, aunque a mayor temperatura durante el día, hasta 25ºC, mayor es la producción precoz. Por encima de los 30ºC se observan desequilibrios en las plantas que afectan directamente a los procesos de fotosíntesis y respiración y temperaturas nocturnas iguales o inferiores a 17ºC ocasionan malformaciones en hojas y frutos. El umbral mínimo crítico nocturno es de 12ºC y a 1ºC ya que se produce la helada de la planta (marchitamiento general difícil de recuperar). El empleo de dobles cubiertas en invernaderos tipo parral supone un sistema útil para aumentar la temperatura y la producción del pepino. Temperaturas por encima de los 40ºC provocan el detenimiento del crecimiento. 



- Humedad: Es una planta con elevados requerimientos de humedad, debido a su gran superficie foliar, siendo la humedad relativa óptima durante el día del 60-70% y durante la noche del 70-90%. Sin embargo, los excesos de humedad durante el día pueden reducir la producción, al disminuir la transpiración y en consecuencia la fotosíntesis, aunque esta situación no es frecuente.



Para humedades superiores al 90% y con atmósfera saturada de vapor de agua, las condensaciones sobre el cultivo o el goteo procedente de la cubierta, pueden originar enfermedades fúngicas. Además un cultivo mojado por la mañana empieza a trabajar más tarde, ya que la primera energía disponible deberá cederla a las hojas para poder evaporar el agua de su superficie.



Humedades relativas bajas provocan el asurado de los frutos, un rápido desarrollo de la araña roja e incluso de los trips. 



- Luminosidad: El pepino es una planta que crece, florece y fructifica con normalidad incluso en días cortos (con menos de 12 horas de luz), aunque también soporta elevadas intensidades luminosas. A mayor cantidad de radiación solar, mayor es la producción.



- Viento: La presencia de viento acelera la pérdida de agua de la planta ya que provoca una disminución de la humedad relativa, por lo que los requerimientos hídricos aumentan. En consecuencia disminuye la fecundación por una indecuada humedad de los estilos florales, detiene el crecimiento de la planta, reduce la producción y acelera la senescencia de la planta. 



- Suelo: El pepino puede cultivarse en cualquier tipo de suelo de estructura suelta, bien drenado y con suficiente materia orgánica. Es una planta medianamente tolerante a la salinidad (algo menos que el melón), de forma que si la concentración de sales en el suelo es demasiado elevada las plantas absorben con dificultad el agua de riego, el crecimiento es más lento, el tallo se debilita, las hojas son más pequeñas y de color oscuro y los frutos obtenidos estarán torcidos. Si la concentración de sales es demasiado baja el resultado se invertirá, dando plantas más frondosas, que presentan mayor sensibilidad a diversas enfermedades. El pH óptimo oscila entre 5,5 y 7.



Para el desarrollo óptimo del cultivo, la temperatura del suelo debe estar entre los 18-20ºC. La temperatura mínima debe estar comprendida entre los 12-14ºC. 



5. MATERIAL VEGETAL

Los principañes criterios de elección del material vegetal son los siguientes: 

- Características de la variedad comercial: vigor de la planta, características del fruto, resistencias a enfermedades, etc.
- Mercado de destino.
- Estructura de invernadero.
- Suelo.
- Clima.
- Calidad del agua de riego.



Los aspectos fundamentales a tener en cuenta para elegir una variedad que se adapte a las condiciones de cultivo y al gusto del consumidor son: 



- Producción comercial, que debe ser lo más alta posible.
- Vigor de la planta, de forma que un buen vigor permite un ciclo largo y una buena tolerancia a las bajas temperaturas y al acortamiento de los días.
- Buena resistencia a enfermedades (ej: Mildiu, oidio, etc.).
- Longitud de fruto, que debe ser estándar (mínima de 30 cm y máxima de 38 cm) y estable frente a las diferentes condiciones de cultivo.
- Firmeza y conservación del fruto, que debe ser adecuada para resistir el transporte y mantenerse el tiempo suficiente en el mercado en óptimas condiciones.
- Otros aspectos que pueden considerarse para la elección son la precocidad y las características del fruto (longitud, color, estrías, etc.).



La mayor parte de las variedades cultivadas de pepino son híbridas, habiéndose demostrado su mayor productividad frente a las no híbridas. Se caracterizan por:
- Mejor calidad (Mayor peso, buen color, forma uniforme, mayor resitencia mecánica,...) 
- Mayores rendimientos 
- Mayor tolerancia a plagas y enfermedades 



Se pueden englobar en los siguientes tipos: 



Pepino corto y pepinillo (“tipo español”). Son variedades de fruto pequeño (longitud máxima de 15 cm), de piel verde y rayada de amarillo o blanco. Se utilizan para consumo en fresco o para encurtido, en este caso recolectándolos más pequeños. Las variedades pueden ser monoicas, ginoicas con polinizador y ginoicas partenocárpicas.



Pepino medio largo (“tipo francés”). Variedades de longitud media (20-25 cm), monoicas y ginoicas. Dentro de estas últimas se diferencian las variedades cuyos frutos tiene espinas y las de piel lisa o minipepinos (similares al “tipo Almería”, pero más cortos), de floración totalmente partenocárpica.



Pepino largo (“tipo holandés”). Variedades cuyos frutos superan los 25 cm de longitud, ginoicas, de frutos totalmente partenocárpicos y de piel lisa, más o menos asurcada. El tamaño de las hojas es mucho más grande.



6. TÉCNICAS DE CULTIVO

6.1. Preparación del terreno 

El terreno se prepara pasando el arado y la rastra para dejarlo con una textura fina y favorecer la producción de raíces del cultivo. 

6.2. Marcos de plantación

Para cultivos tempranos con intención de quitarlos pronto para realizar posteriormente un cultivo de primavera, los marcos suelen ser más pequeños (1,5 m x 0,4 m ó 1,2 m x 0,5 m). La densidad de plantación en las condiciones del sureste español puede oscilar entre 11.000 y 13.000 pl/ha. Si el cultivo es más tardío o se pretende alargar la producción cubriendo los meses de invierno, habrá que ampliar los marcos para reducir la densidad de plantación, con el fin de evitar la competencia por la luz y proporcionar aireación.



6.3. Siembra



El pepino se siembra en lomillos o montículos o directamente en el suelo.



La siembra se realiza en hoyos de 2-3cm de profundidad en los que se colocan de 3-4 semillas/golpe. Se ralea después y se deja sólo 1-2pl/golpe. 



6.4. Entutorado

Es una práctica imprescindible para mantener la planta erguida, mejorando la aireación general de esta y favoreciendo el aprovechamiento de la radiación y la realización de las labores culturales (destallados, recolección, etc.). Todo ello repercutirá en la producción final, calidad del fruto y control de las enfermedades.



La sujeción suele realizarse con hilo de polipropileno (rafia) sujeto de una extremo a la zona basal de la planta (liado, anudado o sujeto mediante anillas) y de otro a un alambre situado a determinada altura por encima de la planta. Conforme la planta va creciendo se va liando o sujetando al hilo tutor mediante anillas, hasta que la planta alcance el alambre. A partir de ese momento se dirige la planta hasta otro alambre situado aproximadamente a 0,5m, dejando colgar la guía y uno o varios brotes secundarios.



Existen varios tipos de entutorado en espaldera:
- Espaldera en plano inclinado: 
Distancia entre tutores: 4m 
Distancia entre hileras: 0,40m



- Espaldera tipo A (Siembra a ambos lados de la espaldera): 
Tutores unidos en un extremo
Distancia entre tutores: 1-1,30m 



- Espaldera vertical 



6.5. Destallado 

En pepino “tipo holandés” se suprimirán todos los brotes laterales para dejar la planta a un solo tallo. Para los restantes tipos de pepino la poda es muy similar, aunque no se eliminan los brotes laterales, sino que se despuntan por encima de la segunda hoja. 

6.6. Deshojado

Se suprimirán las hojas viejas, amarillas o enfermas. Cuando la humedad sea demasiado alta será necesario tratar con pasta fungicida tras los cortes.

6.7. Riego

Inicialmente se debe realizar un riego presiembra profundo para conseguir la humedad adecuada en el momento de la siembra. 




Posteriormente, para forzar un buen enraizado, se puede provocar un cierto estrés hídrico. De este modo, el sistema radicular es capaz de hacerse más extenso y explorar más superficie de suelo. 

6.8. Abonado

En los cultivos protegidos de pepino en el sureste español el aporte de agua y gran parte de los nutrientes se realiza de forma generalizada mediante riego por goteo y se realiza en función del estado fenólogico de la planta así como del ambiente en que ésta se desarrolla (tipo de suelo, condiciones climáticas, calidad del agua de riego, etc.).



En cultivo en suelo y en enarenado, el establecimiento del momento y volumen de riego vendrá determinado básicamente por los siguientes parámetros: 
- Tensión del agua en el suelo (tensión matricial), que se determina mediante el manejo adecuado de tensiómetros.
- Tipo de suelo (capacidad de campo, porcentaje de saturación).
- Evapotranspiración del cultivo.
- Eficacia de riego (uniformidad de caudal de los goteros).
- Calidad del agua de riego (a peor calidad, mayores son los volúmenes de agua, ya que es necesario desplazar el frente de sales del bulbo de humedad).

Consumos medios (l/m2·día) del cultivo de pepino “tipo holandés” en invernadero.
Fuente: Documentos Técnicos Agrícolas. Estación Experimental “Las Palmerillas”. Caja Rural de Almería.

MESESAGOSTOSEPT.OCT.NOV.DIC.ENEROFEB.
Quincenas
A1,632,953,683,804,213,392,402,041,781,411.191,311,531,69
B1,482,753,043,513,392,402,041,941,411.191,311,531,69
C1,382,282,812,832,402,041,941,411.461,311,531,69
D1,142,112,262,002,041,941,411,461,311,531,69
E1,051,701,601,701,941,551,461,611,531,69


A: siembra o trasplante 1ª quincena de agosto.
B: siembra o trasplante 2ª quincena de agosto. 
C: siembra o trasplante 1ª quincena de septiembre.
D: siembra o trasplante 2ª quincena de septiembre.
E: siembra o trasplante 1ª quincena de octubre.



Existe otra técnica empleada de menor difusión que consiste en extraer la fase líquida del suelo mediante succión a través de una cerámica porosa y posterior determinación de la conductividad eléctrica.



En el pepino “tipo holandés” es muy importante mantener un nivel de humedad constante y elevado en el suelo, para un desarrollo óptimo del sistema radicular y, posteriormente, durante la época de formación y engorde del fruto. En los terrenos enarenados la raíz evoluciona preferentemente en la capa de materia orgánica situada entre la arena y la tierra, por lo que habrá que mantener una humedad estable en esta zona, que normalmente se consigue regando con una frecuencia de 2 días.



Cuando el cultivo es adulto, con una altura superior a la del tutor, aquel sombrea al suelo, coincidiendo con una amortiguación de las temperaturas a la entrada del otoño, por lo que puede disminuirse la frecuencia, regando cada 3 o 4 días con los mismos volúmenes. Cuando las aguas son de mala calidad los riegos se realizarán a diario, para evitar problemas de salinidad, manteniendo la lectura del tensiómetro en 10-15 cb para no producir asfixia radicular.



En cultivo hidropónico el riego está automatizado y existen distintos sistemas para determinar las necesidades de riego del cultivo, siendo el más extendido el empleo de bandejas de riego a la demanda. El tiempo y el volumen de riego dependerán de las características físicas del sustrato.



En cuanto a la nutrición, cabe destacar la importancia de la relación N/K a lo largo de todo el ciclo de cultivo, que suele ser de 1/0,7 desde el trasplante hasta la cuarta-quinta semana, cambiando hacia 1/1 hasta el comienzo del engorde del fruto y posteriormente hasta 1/3.



El fósforo juega un papel relevante en las etapas de enraizamiento y floración, ya que es determinante sobre la formación de raíces y sobre el tamaño de las flores.



El calcio es un elemento determinante en la calidad y favorece una mejor defensa de las plantas frente a enfermedades.



Los microelementos van a incidir notoriamente en el color de la fruta, su calidad y la resistencia de la planta, principalmente el hierro y manganeso.



A la hora de abonar, existe un margen muy amplio de abonado en el que no se aprecian diferencias sustanciales en el cultivo, pudiendo encontrar “recetas” muy variadas y contradictorias dentro de una misma zona, con el mismo tipo de suelo y la misma variedad. No obstante, para no cometer grandes errores, no se deben sobrepasar dosis de abono total superiores a 2g/l, siendo común aportar 1g/l para aguas de conductividad próxima a 1mS/cm.



Actualmente se emplean básicamente dos métodos para establecer las necesidades de abonado: en función de las extracciones del cultivo, sobre las que existe una amplia y variada bibliografía, y en base a una solución nutritiva “ideal” a la que se ajustarán los aportes previo análisis de agua. Este último método es el que se emplea en cultivos hidropónicos, y para poder llevarlo a cabo en suelo o en enarenado, requiere la colocación de sondas de succión para poder determinar la composición de la solución del suelo mediante análisis de macro y micronutrientes, CE y pH.



Los fertilizantes de uso más extendido son los abonos simples en forma de sólidos solubles (nitrato cálcico, nitrato potásico, nitrato amónico, fosfato monopotásico, fosfato monoamónico, sulfato potásico y sulfato magnésico) y en forma líquida (ácido fosfórico y ácido nítrico), debido a su bajo coste y a que permiten un fácil ajuste de la solución nutritiva, aunque existen en el mercado abonos complejos sólidos cristalinos y líquidos que se ajustan adecuadamente, solos o en combinación con los abonos simples, a los equilibrios requeridos en las distintas fases de desarrollo del cultivo.



El aporte de microelementos, que años atrás se había descuidado en gran medida, resulta vital para una nutrición adecuada, pudiendo encontrar en el mercado una amplia gama de sólidos y líquidos en forma mineral y en forma de quelatos, cuando es necesario favorecer su estabilidad en el medio de cultivo y su absorción por la planta.



También se dispone de numerosos correctores de carencias tanto de macro como de micronutrientes que pueden aplicarse vía foliar o riego por goteo, aminoácidos de uso preventivo y curativo, que ayudan a la planta en momentos críticos de su desarrollo o bajo condiciones ambientales desfavorables, así como otros productos (ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc.), que mejoran las condiciones del medio y facilitan la asimilación de nutrientes por la planta. 

6.9. Aclareo de frutos

Deben limpiarse de frutos las primeras 7-8 hojas (60-75 cm), de forma que la planta pueda desarrollar un sistema radicular fuerte antes de entrar en producción. Estos frutos bajos suelen ser de baja calidad, pues tocan el suelo, además de impedir el desarrollo normal de parte aérea y limita la producción de la parte superior de la planta.



Los frutos curvados, malformados y abortados deben ser eliminados cuanto antes, al igual que aquellos que aparecen agrupados en las axilas de las hojas de algunas variedades, dejando un solo fruto por axila, ya que esto facilita el llenado de los restantes, además de dar también mayor precocidad.





7. PLAGAS Y ENFERMEDADES

7.1. Plagas

- Araña roja (Tetranychus urticae (koch) (ACARINA: TETRANYCHIDAE), T. turkestani (Ugarov & Nikolski) (ACARINA: TETRANYCHIDAE) y T. ludeni (Tacher) (ACARINA: TETRANYCHIDAE))

La primera especie citada es la más común en los cultivos hortícolas protegidos, pero la biología, ecología y daños causados son similares, por lo que se abordan las tres especies de manera conjunta.



Se desarrolla en el envés de las hojas causando decoloraciones, punteaduras o manchas amarillentas que pueden apreciarse en el haz como primeros síntomas.



Con mayores poblaciones se produce desecación o incluso defoliación. Los ataques más graves se producen en los primeros estados fenológicos. Las temperaturas elevadas y la escasa humedad relativa favorecen el desarrollo de la plaga. 



Control preventivo y técnicas culturales

- Desinfección de estructuras y suelo previa a la plantación en parcelas con historial de araña roja.
- Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo.
- Evitar los excesos de nitrógeno.
- Vigilancia de los cultivos durante las primeras fases del desarrollo.



Control biológico

Principales especies depredadoras de huevos, larvas y adultos de araña roja: Amblyseius californicusPhytoseiulus persimilis (especies autóctonas y empleadas en sueltas), Feltiella acarisuga (especie autóctona).



Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Abamectina50-100cc/hlPI
Acrinatrin40-80cc/hl
Azufre20-30kg/haPI
Azufre mojable0.2-0.5%PI
Fenbutaestan0.05-0.10%PI
Hexitiazox50-75g/hlPI
Piridaben100g/hlPI
Spiromesifen0.04-0.06%PI
Tebufenpirad100g/hlPI


- Araña blanca (Polyphagotarsonemus latus (Banks) (ACARINA: TARSONEMIDAE))

Esta plaga ataca principalmente al cultivo de pimiento, si bien se ha detectado ocasionalmente en tomate, berenjena, judía y pepino. Los primeros síntomas se aprecian como rizado de los nervios en las hojas apicales y brotes, y curvaturas de las hojas más desarrolladas. En ataques más avanzados se produce enanismo y una coloración verde intensa de las plantas. Se distribuye por focos dentro del invernadero, aunque se dispersa rápidamente en épocas calurosas y secas.



Control químico



Materias activas: abamectina, aceite de parafina, azufre.



- Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum (West) (HOMOPTERA: ALEYRODIDAE) y Bemisia tabaci (Genn.) (HOMOPTERA: ALEYRODIDAE))

Las partes jóvenes de las plantas son colonizadas por los adultos, realizando las puestas en el envés de las hojas. De éstas emergen las primeras larvas, que son móviles. Tras fijarse en la planta pasan por tres estados larvarios y uno de pupa, este último característico de cada especie. Los daños directos (amarillamientos y debilitamiento de las plantas) son ocasionados por larvas y adultos al alimentarse, absorbiendo la savia de las hojas. Los daños indirectos se deben a la proliferación de negrilla sobre la melaza producida en la alimentación, manchando y depreciando los frutos y dificultando el normal desarrollo de las plantas. Ambos tipos de daños se convierten en importantes cuando los niveles de población son altos. Otro daño indirecto es el que tiene lugar por la transmisión de virus. Trialeurodes vaporariorun es transmisora del virus del amarillamiento en cucurbitáceas. Bemisia tabaci es potencialmente transmisora de un mayor número de virus en cultivos hortícolas y en la actualidad actúa como transmisora del virus del rizado amarillo de tomate (TYLCV), conocido como “virus de la cuchara”.



Control preventivo y técnicas culturales

- Colocación de mallas en las bandas de los invernaderos.
- Limpieza de malas hierbas y restos de cultivos.
- No asociar cultivos en el mismo invernadero.
- No abandonar los brotes al final del ciclo, ya que los brotes jóvenes atraen a los adultos de mosca blanca.
- Colocación de trampas cromáticas amarillas.

Control biológico mediante enemigos naturales

Principales parásitos de larvas de mosca blanca:



Trialeurodes vaporariorum. Fauna auxiliar autóctona: Encarsia formosa, Encarsia transvena, Encarsia lutea, Encarsia tricolor, Cyrtopeltis tenuis. Fauna auxiliar empleada en sueltas: Encarsia formosa, Eretmocerus californicus. 



- Bemisia tabaci. Fauna auxiliar autóctona: Eretmocerus mundus, Encarsia transvena, Encarsia lutea, Cyrtopeltis tenuis. Fauna auxiliar empleada en sueltas: Eretmocerus californicus, Eretmocerus sineatis.



Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Aceite de parafina0.75-1.5%PI
Acetamiprid250-400g/ha
Azadiractin75-100cc/hlPI
Beauveria bassiana0.125-0.25%PI
Ciflutrin50-80cc/hl
Alfa-cipermetrin30-40cc/hl
Zeta-cipermetrin0.2-0.4l/ha
Indoxacarb85-125g/haPI
Lamba cihalotrin10-20cc/hl
Pimetrozina0.04-0.05%PI
Piridaben100g/hlPI
Piriproxifen50-75cc/hlPI
Spiromesifen0.04-0.05%PI
Spirotetramat0.04-0.05%
Teflubenzuron40-60cc/hlPI
Tiacloprid20-30cc/hlPI
Tiametoxan200-300g/hl


- Pulgón (Aphis gossypii (Sulzer) (HOMOPTERA: APHIDIDAE) y Myzus persicae(Glover) (HOMOPTERA: APHIDIDAE))

Son las especies de pulgón más comunes y abundantes en los invernaderos. Presentan polimorfismo, con hembras aladas y ápteras de reproducción vivípara. Las formas áptera del primero presentan sifones negros en el cuerpo verde o amarillento, mientras que las de Myzus son completamente verdes (en ocasiones pardas o rosadas). Forman colonias y se distribuyen en focos que se dispersan, principalmente en primavera y otoño, mediante las hembras aladas.



Control preventivo y técnicas culturales

- Colocación de mallas en las bandas del invernadero.
- Eliminación de malas hierbas y restos del cultivo anterior.
- Colocación de trampas cromáticas amarillas.



Control biológico mediante enemigos naturales

- Especies depredadoras autóctonas: Aphidoletes aphidimyza.
- Especies parasitoides autóctonas: Aphidius matricariae, Aphidius colemani, Lysiphlebus testaicepes. 
- Especies parasitoides empleadas en sueltas: Aphidius colemani.

Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Aceite de parafina0.75-1.50%PI
Acetamiprid250-400g/ha
Cipermetrin50-100cc/hl
Alfa- cipermetrin30-40cc/hl
Zeta-cipermetrin0.2-0.4l/ha
Deltametrin0.05-0.083%
Flonicamid0.01%
Imidacloprid50-75cc/hl
Lambda cihalotrin10-20cc/hl
Oxamilo10l/haPI
Pimetrocina40g/hlPI
Piretrina0.1-0.2%PI
B. piperonilo + Piretrina0.1-0.2%
Pirimicarb100g/hlPI
Spirotetramat0.04-0.05%
Tiacloprid20-30cc/hlPI
Tiametoxan20-40g/hlPI


- Trips (Frankliniella occidentalis (Pergande) (THYSANOPTERA: THRIPIDAE))

Los adultos colonizan los cultivos realizando las puestas dentro de los tejidos vegetales en hojas, frutos y, preferentemente, en flores (son florícolas), donde se localizan los mayores niveles de población de adultos y larvas nacidas de las puestas. Los daños directos se producen por la alimentación de larvas y adultos, sobre todo en el envés de las hojas, dejando un aspecto plateado en los órganos afectados que luego se necrosan. Estos síntomas pueden apreciarse cuando afectan a frutos (sobre todo en pimiento) y cuando son muy extensos en hojas). Las puestas pueden observarse cuando aparecen en frutos (berenjena, judía y tomate). El daño indirecto es el que acusa mayor importancia y se debe a la transmisión del virus del bronceado del tomate (TSWV), que afecta a pimiento, tomate, berenjena y judía.



Control preventivo y técnicas culturales

- Colocación de mallas en las bandas del invernadero.
- Limpieza de malas hierbas y restos de cultivo.
- Colocación de trampas cromáticas azules.



Control biológico mediante enemigos naturales

Fauna auxiliar autóctona: Amblyseius barkeri, Aeolothrips sp., Orius spp.

Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Aceite de parafina75-150cc/hlPI
Acrinatrin40-80cc/hl
Azadiractin75-100cc/hlPI
Deltametrin0.05-0.083%
Lufenuron200cc/hlPI
Metiocarb150-200g/hl


Minadores de hoja (Liriomyza trifolii (Burgess) (DIPTERA: AGROMYZIDAE),Liriomyza bryoniae (DIPTERA: AGROMYZIDAE), Liriomyza strigata (DIPTERA: AGROMYZIDAE), Liriomyza huidobrensis (DIPTERA: AGROMYZIDAE))



Las hembras adultas realizan las puestas dentro del tejido de las hojas jóvenes, donde comienza a desarrollarse una larva que se alimenta del parénquima, ocasionando las típicas galerías. La forma de las galerías es diferente, aunque no siempre distinguible, entre especies y cultivos. Una vez finalizado el desarrollo larvario, las larvas salen de las hojas para pupar, en el suelo o en las hojas, para dar lugar posteriormente a los adultos.



Control preventivo y técnicas culturales
- Colocación de mallas en las bandas del invernadero.
- Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo.
- En fuertes ataques, eliminar y destruir las hojas bajas de la planta.
- Colocación de trampas cromáticas amarillas.



Control biológico

- Especies parasitoides autóctonas: Diglyphus isaea, Diglyphus minoeus, Diglyphus crassinervis, Chrysonotomyia formosa, Hemiptarsenus zihalisebessi.
- Especies parasitoides empleadas en sueltas: Diglyphus isaea.

Control químico

- Materias activas: aceite de parafina, presentado como concentrado emulsionable con dosis de 0.75-1.50%.



- Orugas (Spodoptera exigua (Hübner) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Spodoptera litoralis (Boisduval) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Heliothis armigera (Hübner) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Heliothis peltigera (Dennis y Schiff) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Chrysodeisis chalcites (Esper) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Autographa gamma (L.) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE))

La principal diferencia entre especies en el estado larvario se aprecia en el número de falsas patas abdominales (5 en Spodoptera Heliothis y 2 en Autographa y Chrysodeixis), o en la forma de desplazarse en Autographa y Chrysodeixis arqueando el cuerpo (orugas camello). La presencia de sedas (“pelos” largos) en la superficie del cuerpo de la larva de Heliothis, o la coloración marrón oscuro, sobre todo de patas y cabeza, en las orugas de Spodoptera litoralis, también las diferencia del resto de las especies.



La biología de estas especies es bastante similar, pasando por estados de huevo, 5-6 estados larvarios y pupa. Los huevos son depositados en las hojas, preferentemente en el envés, en plastones con un número elevado de especies del género Spodoptera, mientras que las demás lo hacen de forma aislada. Los daños son causados por las larvas al alimentarse. En Spodoptera yHeliothis la pupa se realiza en el suelo y en Chrysodeixis chalcites y Autographa gamma, en las hojas. Los adultos son polillas de hábitos nocturnos y crepusculares.



Los daños pueden clasificarse de la siguiente forma: daños ocasionados a la vegetación (Spodoptera, Chrysodeixis), daños ocasionados a los frutos (Heliothis y Spodoptera) y daños ocasionados en los tallos (Heliothis y Ostrinia) que pueden llegar a cegar las plantas.



Control preventivo y técnicas culturales

- Colocación de mallas en las bandas del invernadero.
- Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo.
- En el caso de fuertes ataques, eliminar y destruir las hojas bajas de la planta.
- Colocación de trampas de feromonas y trampas de luz.
- Vigilar los primeros estados de desarrollo de los cultivos, en los que se pueden producir daños irreversibles.



Control biológico mediante enemigos naturales

- Parásitos autóctonos: Apantelles plutellae.
- Patógenos autóctonos: Virus de la poliedrosis nuclear de S. exigua.
- Productos biológicos: Bacillus thuringiensis.



Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Azadiractin75-100cc/hlPI
B. Thuringiensis Aizawaii0.5-1kg/haPI
B. Thuringiensis Kurstaki1-3kg/haPI
Ciflutrin50-80cc/hl
Beta-Ciflutrin0.05-0.08%
Cipermetrin50-100cc/hl
Alfa-cipermetrin30-40cc/hl
Zeta-cipermetrin0.2-0.4l/ha
Deltametrin0.05-0.083%
Flubendiamina0.015-0.025%PI
Iprodiona85-125g/haPI
Lamba cihalodrin10-20cc/hl


- Nemátodos (Meloidogyne javanica, M. javanica, M. arenaria y M. incognita(TYLENCHIDA: HETERODERIDAE))

Afectan prácticamente a todos los cultivos hortícolas, produciendo los típicos nódulos en las raíces que le dan el nombre común de “batatilla”. Penetran en las raíces desde el suelo. Las hembras al ser fecundadas se llenan de huevos tomando un aspecto globoso dentro de las raíces. Esto unido a la hipertrofia que producen en los tejidos de las mismas, da lugar a la formación de los típicos “rosarios”.



Estos daños producen la obstrucción de vasos e impiden la absorción por las raíces, traduciéndose en un menor desarrollo de la planta y la aparición de síntomas de marchitez en verde en las horas de más calor, clorosis y enanismo. Se distribuyen por rodales o líneas y se transmiten con facilidad por el agua de riego, con el calzado, con los aperos y con cualquier medio de transporte de tierra. Además, los nematodos interaccionan con otros organismos patógenos, bien de manera activa (como vectores de virus), bien de manera pasiva facilitando la entrada de bacterias y hongos por las heridas que han provocado.



Control preventivo y técnicas culturales

- Utilización de variedades resistentes.
- Desinfección del suelo en parcelas con ataques anteriores. 
- Utilización de plántulas sanas.



Control biológico

- Productos biológicos: preparado a base del hongo Arthrobotrys irregularis



Control por métodos físicos



- Esterilización con vapor.
- Solarización, que consiste en elevar la temperatura del suelo mediante la colocación de una lámina de plástico transparente sobre el suelo durante un mínimo de 30 días.



Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Etoprofos60-80kg/haPI
Fenamifos15-25l/haPI
Oxamilo10l/haPI


7.2. Enfermedades 



- Oidiopsis (Leveillula taurica (Lev.) Arnaud)

Es un parásito de desarrollo semi-interno y los conidióforos salen al exterior a través de los estomas. Los síntomas que aparecen son manchas amarillas en el haz que se necrosan por el centro, observándose un fieltro blanquecino por el envés. En caso de fuerte ataque la hoja se seca y se desprende. Las solanáceas silvestres actúan como fuente de inóculo. Se desarrolla a 10-35ºC con un óptimo de 26ºC y una humedad relativa del 70%.



Control preventivo y técnicas culturales

- Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo.
- Utilización de plántulas sanas.



Control químico

Materias activas: azufre mojable, bupirimato, ciproconazol, ciproconazol + azufre, penconazol, triadimenol.



- “Ceniza” u oídio de las cucurbitáceas (Sphaerotheca fuliginea (Schelecht) Pollacci. ASCOMYCETES: ERYSIPHALES)

Los síntomas que se observan son manchas pulverulentas de color blanco en la superficie de las hojas (haz y envés) que van cubriendo todo el aparato vegetativo llegando a invadir la hoja entera, también afecta a tallos y pecíolos e incluso frutos en ataques muy fuertes. Las hojas y tallos atacados se vuelven de color amarillento y se secan. Las malas hierbas y otros cultivos de cucurbitáceas, así como restos de cultivos serían las fuentes de inóculo y el viento es el encargado de transportar las esporas y dispersar la enfermedad. Las temperaturas se sitúan en un margen de 10-35ºC, con el óptimo alrededor de 26ºC. La humedad relativa óptima es del 70%. 



Control preventivo y técnicas culturales

- Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo.
- Utilización de plántulas sanas.
- Realizar tratamientos a las estructuras.

Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Ampelomices Quisqualis35-70g/ha
Azoxystrobin80-100cc/hl
Azufre20-30kg/haPI
Azufre mojable0.2-0.5%PI
Boscalida+Kresosim metil0.05%
Bupirimato0.2-0.3%PI
Ciproconazol10-20g/hlPI
Kresosim metil20-30g/lPI
Miclobutanil20-40cc/hlPI
Penconazol0.015-0.02%PI
Tetraconazol30-50cc/hlPI
Triadimenol0.02-0.04%PI
Trifloxistrobin25g/hlPI
- Mildiu (Pseudoperonospora cubensis)


Este hongo es un parásito obligado que necesita agua libre para dispersas sus esporas. El micelio fúngico es hialino (incoloro) y los esporangios, (donde se producen las esporas), son de color gris pudiéndose apreciar directamente en el envés de las hojas. En presencia de agua libre, los esporangios liberan esporas que nadan en el agua gracias a sus flagelos y cuando encuentran una zona adecuada, germinan e infectan los tejidos de la planta, siendo la temperatura óptima para la infección de 16 a 22ºC.



Una vez infectada la hoja, el desarrollo del hongo se ve favorecido por la alternancia de temperaturas calurosas durante el día (25ºC) y frescas durante la noche (15ºC) y humedades relativas muy altas, del 80% al 90%. Temperaturas inferiores a 5ºC o superiores a 35ºC detienen su desarrollo.



Los rocíos nocturnos y las nieblas matinales también favorecen el desarrollo del mildiu.



Esta enfermedad se manifiesta en las hojas de las cucurbitáceas. Al principio, aparecen manchas de color verde claro en el haz, que posteriormente se tornan amarillas con formas angulares. En el envés, se forma un fieltro gris-violáceo en el que se producen las esporas del hongo. Posteriormente, estas manchas se necrosan, tomando la hoja aspecto apergaminado. Los peciolos permanecen verdes, sosteniendo a las hojas secas completamente, pero unidas al tallo.



Control preventivo y técnicas culturales



- Utilizar semillas o material vegetal sano.
- No asociar cultivos en la misma parcela.
- Retirar y destruir los órganos dañados y los restos de poda.
- Usar variedades resistentes o tolerantes.
- Ampliar el marco de plantación lo máximo posible.
- Reducir la humedad ambiental.
- Evitar la presencia de agua libre sobre el cultivo.
- Evitar el exceso de abonado nitrogenado.
- Evitar el exceso de follaje en la planta.



En cuanto al control químico, se debe intervenir cuando existan plantas con síntomas y cuando las condiciones sean favorables, utilizando siempre materias activas autorizadas y aplicando las dosis recomendadas por el personal técnico.



La técnica de aplicación debe permitir alcanzar bien el envés de las hojas, procurando una buena cobertura de éstas en todas las plantas. Al realizar la aplicación, se debe llegar a los tallos y hojas bajas de la planta.



Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Azoxystrobin75-100cc/hlPI
Ciazofamida200cc/ha
Cimoxanilo + Mancozeb300g/hlPI
Cimoxanilo0.02%PI
Clortalonil0.16-0.21%PI
Cobre Oxicloruro
150-200cc/hl verano
400cc/hl invierno
PI
Dimetomorf + Mancozeb250-300g/hlPI
Fosetil-Al250-300g/hlPI
Fosetil-Al + Mancozeb300-500g/hlPI
Kresosim Metil20-30g/hlPI
Mancozeb200-300g/hlPI
Metalaxil + Mancozeb0.2-0.5%PI
Metalaxil + Oxiclorurocobre0.4%PI
Metiram + Cimoxalino0.25%
Propamocarb20-30cc/hlPI
Propineb200-300g/hlPI
- Podredumbre gris (Botryotinia fuckeliana (de Bary) Whetrel. ASCOMYCETES: HELOTIALES. Anamorfo: Botrytis cinerea Pers.)


Parásito que ataca a un amplio número de especies vegetales, afectando a todos los cultivos hortícolas protegidos, pudiéndose comportar como parásito y saprofito. En plántulas produce damping-off. En hojas y flores se producen lesiones pardas. En frutos tiene lugar una podredumbre blanda (más o menos acuosa, según el tejido), en los que se observa el micelio gris del hongo.



Las principales fuentes de inóculo las constituyen las conidias y los restos vegetales que son dispersados por el viento, salpicaduras de lluvia, gotas de condensación en plástico y agua de riego. La temperatura, la humedad relativa y fenología influyen en la enfermedad de forma separada o conjunta. La humedad relativa óptima oscila alrededor del 95% y la temperatura entre 17ºC y 23ºC. Los pétalos infectados y desprendidos actúan dispersando el hongo.



Control preventivo y técnicas culturales

- Eliminación de malas hierbas, restos de cultivo y plantas infectadas.
- Tener especial cuidado en la poda, realizando cortes limpios a ras del tallo. A ser posible cuando la humedad relativa no sea muy elevada y aplicar posteriormente una pasta fungicida.
- Controlar los niveles de nitrógeno.
- Utilizar cubiertas plásticas en el invernadero que absorban la luz ultravioleta.
- Emplear marcos de plantación adecuados que permitan la aireación.
- Manejo adecuado de la ventilación y el riego.



Control químico

Materia ActivaDosisProducción Integrada
Ciprodinil + Fludioxonil60-100g/hlPI
Clortalonil0.16-0.21%PI
Dietofencarb0.1-0.15%PI
Fenhexamida0.15%PI
Kresosim metil20-30g/hlPI
Pirimetanil150-200g/hlPI
Tebuconazol40-100cc/hlPI


- Podredumbre blanca (Sclerotinia sclerotiorum (Lib) de Bary. ASCOMYCETES: HELOTIALES. Anamorfo: no se conoce.)

Hongo polífago que ataca a la mayoría de las especies hortícolas. En plántulas produce damping-off. En planta produce una podredumbre blanda (no desprende mal olor) acuosa al principio que posteriormente se seca más o menos según la suculencia de los tejidos afectados, cubriéndose de un abundante micelio algodonoso blanco, observándose la presencia de numerosos esclerocios, blancos al principio y negros más tarde. Los ataques al tallo con frecuencia colapsan la planta, que muere con rapidez, observándose los esclerocios en el interior del tallo. La enfermedad comienza a partir de esclerocios del suelo procedentes de infecciones anteriores, que germinan en condiciones de humedad relativa alta y temperaturas suaves, produciendo un número variable de apotecios. El apotecio cuando está maduro descarga numerosas esporas, que afectan sobre todo a los pétalos. Cuando caen sobre tallos, ramas u hojas producen la infección secundaria.



Control preventivo y técnicas culturales

- Eliminación de malas hierbas, restos de cultivo y plantas infectadas.
- Utilizar cubiertas plásticas en el invernadero que absorban la luz ultravioleta.
- Emplear marcos de plantación adecuados que permitan la aireación.
- Manejo adecuado de la ventilación y el riego.
- Solarización.



Control químico
Materia ActivaDosisProducción Integrada
Azoxystrobin80-100cc/hlPI
Ciprodinil+Fludioxonil60-100g/lPI
Clortalonil0.16-0.21%PI
Dietofencarb0.1-0.15%PI
Fenhexamida0.15%PI
Iprodiona100-150g/hlPI
Kresosim metil20-30g/hlPI
Pirimetanil150-200g/hlPI
Tebuconazol40-100cc/hlPI

- Chancro gomoso del tallo (Didymella bryoniae (Auersw) REM. ASCOMYCETES: DOTHIDEALES)

En plántulas afecta principalmente a los cotiledones en los que produce unas manchas parduscas redondeadas, en las que se observan puntitos negros y marrones distribuidos en forma de anillos concéntricos. El cotiledón termina por secarse, produciendo lesiones en la zona de la inserción de éste con el tallo.



Los síntomas más frecuentes en melón, sandía y pepino son los de “chancro gomoso del tallo” que se caracterizan por una lesión beige en tallo, recubierta de picnidios y/o peritecas, y con frecuencia se producen exudaciones gomosas cercanas a la lesión. En la parte aérea provoca la marchitez y muerte de la planta. Con frecuencia el interior de esta mancha se rompe, quedando perforada.



En cultivos de pepino y calabacín se producen ataques al fruto, que se caracterizan por estrangulamiento de la zona de la cicatriz estilar, que se recubre de picnidios. Puede transmitirse por semillas. Los resto de cosecha son una fuente primaria de infección y las esporas pueden sobrevivir en el suelo o en los tallos y en la estructura de los invernaderos, siendo frecuentes los puntos de infección en las heridas de podas e injertos. La temperatura de desarrollo de la enfermedad es de 23-25ºC, favorecido con humedades relativas elevadas, así como exceso de abono nitrogenado. Las altas intensidades lumínicas la disminuyen.



Control preventivo y técnicas culturales

- Utilizar semilla sana.
- Eliminar restos de cultivo tanto alrededor como en el interior de los invernaderos.
- Desinfección de las estructuras del invernadero.
- Control de la ventilación para disminuir la humedad relativa.
- Evitar exceso de humedad en suelo. Retirar goteros del pie de la planta.
- Deben sacarse del invernadero los frutos infectados y los restos de poda.
- Realizar la poda correctamente.



- Virus

VIRUSSíntomas en hojasSíntomas en frutosTransmisiónMétodos de lucha
MNSV (Melon Necrotic Spot Virus)Pequeñas lesiones necróticasNo se han observado síntomas
Hongos de suelo (Olpidium radicale

Semillas (solo con presencia de Olpidium en el suelo)
Utilizar plantas injertadas
ZYMV (Zucchini Yellow Mosaic Virus)
Manchas verde oscuro a lo largo de los nervios 

Abollonaduras 
Asimetría del limbo foliar 
Mosaicos
Abollonaduras 

Mosaicos 
Deformaciones
Pulgones
Control de pulgones 

Eliminación de malas hierbas 
Eliminación de plantas afectadas
CMV (Cucumber Mosaic Virus)
Mosaico 

Deformaciones
Mosaicos a veces deformantes 

Manchas
Pulgones
Control de pulgones 

Eliminación de malas hierbas 
Eliminación de plantas afectadas
WMV-2(Watermelon Mosaic Virus-2)Mosaicos muy suaves y deformaciones en el limboPulgones
Eliminación de malas hierbas 

Eliminación de plantas afectadas


- Virus de las venas amarillas del pepino (cucumber vein yellowing virus) (CVYV) El CVYV es un virus ARN con partículas flexuosas de 740-780 nm de longitud, perteneciente a la familia Potyviridae. Está extendido por el Mediterráneo oriental: Israel, Valle del Jordán y Turquía.



Este virus afecta a especies de la familia Cucurbitaceae: pepino, calabacín, sandía y melón.



Existen dos cepas: CVYV-Jor, inducen síntomas similares en pepino y melón (amarilleo de las venas), aunque el CVYV-Jor causa más enanismo en pepino.



Los síntomas de este virus en pepino son el amarilleo de las venas, aunque dependiendo del momento de infección, puede presentarse en toda la planta, así como un menor desarrollo de la misma. En frutos de pepino se produce un mosaico, verde-claro, verde-oscuro.



Si este virus se asocia al virus del enanismo amarillo del pepino (cucurbit yellow stunting disorder closterovirus) (CYSDV), produce un sinergismo que potencia los síntomas de ambos virus.



La transmisión del virus se realiza por el insecto vector Bemisia tabaci de forma semi-persistente. El insecto retiene el virus durante 6 horas y tiene un periodo de latencia de 75 minutos. El virus necesita de 15 a 20 insectos por planta como mínimo para su transmisión. El ciclo de vida de la mosca blanca en cultivo de pepino, a temperatura constante, puede completarse en 17.8 días a 32ºC y 38.2 días a 20ºC.

Control


- Utilización de variedades resistentes.
- Vigilancia y control del vector en estados tempranos del cultivo y semilleros.
- Colocación de malla en las bandas y cumbreras del invernadero con una densidad mínima de 10 x 20 hilos /cm2, excepto en aquellos casos en los que no permitan un adecuada ventilación del invernadero.
- Colocación de doble puerta o puerta y malla (mínimo 10 x 20 hilos/cm2) en las entradas del invernadero. La estructura del invernadero debe mantener una hermeticidad completa que impida el paso del insecto vector.
- Colocación de trampas cromotrópicas amarillas para seguimiento y captura de mosca blanca.
- Eliminar los restos vegetales y malas hierbas en el invernadero y alrededores, dejando más de un metro de perímetro limpio de malas hierbas.
- Arrancar y eliminar las plantas afectadas por virus y las colindantes al inicio del cultivo y antes del cuaje,
- Realizar tratamientos con insecticidas específicos contra mosca blanca antes de retirar los restos vegetales de la parcela.
- En amplias zonas de cultivo se debe dejar un periodo de descanso entre un cultivo de curcubitaceas y el siguiente para romper el ciclo de la mosca blanca.



8. FISIOPATÍAS

- Quemados de la zona apical del pepino: se produce por “golpe de sol” o por excesiva transpiración.



- Rayado de los frutos: rajas longitudinales de poca profundidad que cicatrizan pronto que se producen en épocas frías con cambios buscos de humedad y temperatura entre el día y la noche.



- Curvado y estrechamiento de la punta de los frutos: el origen de esta alteración no está muy claro, aunque influyen diversos factores: abonado inadecuado, deficiencia hídrica, salinidad, sensibilidad de la variedad, trips, altas temperaturas, exceso de producción, etc.



- Anieblado de frutos: se produce un aclareo de frutos de forma natural cuando están recién cuajados: los frutos amarillean, se arrugan y abortan. Se debe a una carga excesiva de frutos, déficit hídrico y de nutrientes.



- Amarilleo de frutos: parte desde la cicatriz estilar y avanza progresivamente hasta ocupar gran parte de la piel del fruto. Las causas pueden ser: exceso de nitrógeno, falta de luz, exceso de potasio, conductividad muy alta en el suelo, fuertes deshidrataciones, etc.



9. RECOLECCIÓN

Los pepinos se cosechan en diversos estados de desarrollo, cortando el fruto con tijeras en lugar de arrancarlo. El período entre floración y cosecha puede ser de 55 a 60 días, dependiendo del cultivar y de la temperatura. Generalmente, los frutos se cosechan en un estado ligeramente inmaduro, próximos a su tamaño final, pero antes de que las semillas completen su crecimiento y se endurezcan. La firmeza y el brillo externo son también indicadores del estado premaduro deseado. En el estado apropiado de cosecha un material gelatinoso comienza a formarse en la cavidad que aloja a las semillas. 



Para el consumo en fresco, los diferentes cultivares de pepino alcanzan varios tamaños cuando han llegado a la madurez comercial. El rango fluctúa entre 20 y 30 cm de largo y 3 a 6 cm de diámetro. El color del fruto depende del cultivar, sin embargo, debe ser verde oscuro o verde, sin signos de amarilleos. En el caso del pepino para encurtido, los frutos son más cortos y su relación largo/diámetro debe estar entre 2.9 y 3.1. Su color debe alcanzar una tonalidad verde claro.



10. POSTCOSECHA

- Calidad: la calidad del pepino fresco se basa principalmente en la uniformidad de forma, en la firmeza y en el color verde oscuro de la piel. Otros indicadores de calidad son el tamaño y la ausencia de defectos de crecimiento o manejo, pudriciones y amarillamiento.



Las especificaciones y los grados de calidad utilizados por la industria hortícola se apegan a la nomenclatura convencional usada para empacar.



- Temperaturas y humedad relativa óptimas: 10-12.5°C; 95% HR.



Generalmente, el pepino se almacena por menos de 14 días ya que pierde calidad visual y sensorial rápidamente. Después de dos semanas se pueden incrementar las pudriciones, el amarillamiento y la deshidratación, especialmente después que los frutos se transfieren a las condiciones normales de venta. El almacenamiento por corto plazo o las temperaturas de tránsito inferiores al intervalo arriba indicado, tales como 7.2°C se usan comúnmente, pero pueden producir daño por frío después de 2 a 3 días.



- Daño por frío (chilling injury): los pepinos son sensibles al daño por frío a temperaturas inferiores a 10°C si se les mantiene en estas condiciones por más de 3 días, dependiendo de la temperatura específica y del cultivar. Las manifestaciones del daño por frío son áreas translúcidas y de apariencia acuosa, picado (pitting) y pudrición acelerada. El daño por frío es acumulativo y puede iniciarse en el campo antes de la cosecha. Las variedades de pepino difieren considerablemente en la susceptibilidad a esta fisiopatía.



- Tasa de producción de etileno: 0.1-1.0 µl/kg·h a 12.5°C.



- Efectos de las atmósferas controladas (A.C.): las concentraciones bajas de O2 (3-5%) retrasan por unos días su deterioro y el comienzo de pudriciones. Los pepinos toleran hasta 5% CO2.



11. VALOR NUTRICIONAL

Entre las propiedades nutritivas del pepino tiene especial importancia su elevado contenido en ácido ascórbico y pequeñas cantidades del complejo vitamínico B. En cuanto a minerales es rico en calcio, cloro, potasio y hierro. Las semillas son ricas en aceites vegetales.


Valor nutricional del pepino en 100g de sustancia comestible
Agua (g)95.7
Carbohidratos (g)3.20
Proteínas (g)0.6-1.4
Grasas (g)0.1-0.6
Ácido ascórbico (mg)11
Ácido pantoténico (mg)0.25
Valor energético (kcal)10-18


12. COMERCIALIZACIÓN

Los pepinos, después de ser cosechados, deben ser seleccionados de acuerdo con las normas de calidad. Primero se clasifican por su grado de madurez; después por su tamaño, preferentemente de 20 a 30 cm de largo, de superficie cilíndrica lisa y recta, color verde oscuro y uniforme (sin amarilleos), se comercializan limpios. Debe ser firme al corte y el anillo interno deberá presentar mayor proporción de pulpa, color blanco y semillas de tamaño no mayor de 3 mm de largo, mostrando humedad en su interior. Cuando lo partimos de forma manual, éste debe emitir un ligero sonido de resistencia.



En algunos casos, y cuando el mercado lo permite, los frutos son encerados con la finalidad de mejorar la apariencia y prolongar su vida útil, pues la cera, reduce la pérdida de agua por evaporación.




Fuente: www.infoagro.com

2 comentarios:

  1. soy productor de pepino y tutoreo con rafia, pero me dijeron que es mejor hacerlo con malla espaldera. busque la malla y encontré con Hortomallas alguien me puede decir que opinan de esta empresa? http://www.hortomallas.com/tutoraje-en-las-hortalizas-en-invernadero-y-campo-abierto/

    ResponderEliminar
  2. soy productor de pepino y tutoreo con rafia, pero me dijeron que es mejor hacerlo con malla espaldera. busque la malla y encontré con Hortomallas alguien me puede decir que opinan de esta empresa? http://www.hortomallas.com/tutoraje-en-las-hortalizas-en-invernadero-y-campo-abierto/

    ResponderEliminar