martes, 12 de noviembre de 2013

El higo resurge en el 'invernadero' del Tiétar mientras busca una marca de garantía


Vista previa
Resumen:
La zona es conocida como 'la Andalucía de Ávila', por su meteorología

Contenido:
El higo comienza a resurgir en el 'invernadero' del Valle del Tiétar, en el sur de Ávila, mientras este cultivo que tiene en esta provincia la única referencia en Castilla y León, busca conseguir en los próximos años su propia marca de garantía. Los impulsores de este proyecto lo han presentado en Candeleda (Ávila), después de que el pasado mes de junio la Asociación para la Promoción de Productos Agroalimentarios de Gredos, con sede en este municipio, firmara un convenio de colaboración con la Universidad Católica de Ávila (UCAv). Uno de los grupos de investigación de esta institución académica, integrado por tres investigadores, dos becarios y un alumno, ha comenzado a trabajar en la elaboración de un estudio justificativo durante los próximos dos años, antes de que el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) se pronuncie sobre ese trabajo y reconozca la marca de calidad del hijo del Tiétar.
Casi medio año después de que comenzara a andar este proyecto, la coordinadora del grupo de investigación, Cristina Lucini, ha presentado hoy ante los propios interesados el proyecto de la Marca de Garantía "Higo de Gredos".
Además, ha presentado el envase con el logotipo propuesto y ha habido una degustación de higo fresco y seco y sus diferentes formas de elaborarlo: bombón de higo, higo con jamón, empanada de higo, turrón...
Lucini ha explicado a Efe las ventajas de un cultivo al que el propio entorno natural hace especial y diferente al resto, ya que se produce en lo que la propia coordinadora del trabajo ha denominado el "pequeño invernadero de Ávila".
En este sentido, ha recordado que esta parte de la provincia en la se centra el trabajo y que discurre de este a oeste entre las localidades de Candeleda y Pedro Bernardo, es conocida como la Andalucía de Ávila, con una meteorología más propia del sur de la Península.
Esta circunstancia, que hace que esta comarca disfrute de una temperatura media de 20 grados, y el agua procedente de las cumbres de Gredos, propicia que los higos del Tiétar tengan un mayor contenido en azúcares y "compuestos volátiles" como los aromas, tal y como explica la directora del proyecto.
Un microclima especial idóneo para este producto
Este "microclima excepcional" propicia el desarrollo de un fruto que cada vez cuenta con un número mayor de cultivadores en esta zona del sur de Ávila, ya que según Cristina Lucini, existe "una apuesta por la plantación de higueras", teniendo en cuenta que su adaptación a esta zona de la Península es "muy buena".
Por ello, en los últimos años el higo está pasando de ser un "cultivo marginal" en esta comarca, a convertirse en una fuente de ingresos cada vez mayor para los vecinos de estos pueblos, que están apostando "por la calidad del producto".
La variedad más característica en el Valle del Tiétar es la conocida como "cuello dama", que comienza a recogerse a finales de agosto o primeros de septiembre, de forma que el higo fresco es trasladado a Mercamadrid de forma rápida, dada su "corta vida útil".
Por su parte, el higo seco se recoge semanas después y tiene una vida más larga, tal y como señala Lucini, quien subraya el hecho de que la recolección de este fruto se realice aún en esta comarca de forma "manual y artesanal".

0 comentarios:

Publicar un comentario