lunes, 23 de diciembre de 2013

Koppert. Nuevas soluciones biológicas contra enfermedades causadas por hongos

Ofrecer alternativas biológicas eficaces contra problemas de origen fúngico es el objetivo que persigue Koppert.


La necesidad actual de utilizar agroquímicos para resolver la mayoría de las enfermedades de las plantas causadas por hongos es uno de los puntos débiles en cualquier sistema de producción agrícola que aspire a obtener cosechas libres de residuos. Ofrecer alternativas biológicas realmente eficaces contra los problemas de origen fúngico es el objetivo que persigue Koppert Biological Systems con la firma de un convenio de investigación que servirá para comercializar nuevos productos, formulados con determinadas bacterias útiles que ya han sido aisladas y estudiadas por el grupo de investigación AGR 169 de la Universidad de Málaga.
Andalucía, que lidera en Europa la producción hortofrutícola mediante control biológico, será, junto con Murcia, una de las primeras regiones beneficiadas por las nuevas formulaciones comerciales, especialmente las provincias de Almería, Granada y Huelva, que concentran las producciones intensivas orientadas a la exportación. Las crecientes exigencias de los mercados y el aumento de consumidores concienciados con una alimentación saludable y sostenible ha generado nuevos requisitos de calidad impuestos por las grandes cadenas de supermercados. Con el mencionado convenio, Koppert desea contribuir de forma decisiva a una mejora de la confianza internacional hacia los productos agrícolas del sur de España, gracias a la consolidación de Natugro, su sistema integral de producción con residuo cero, mediante la introducción de nuevas herramientas biológicas.

Fertilizantes y biofungicidas
El grupo de investigación AGR 169, dirigido por el profesor Antonio de Vicente, ya ha identificado determinadas cepas de Bacillus que tienen un enorme potencial como bioestimuladores y que, por tanto, permitirán el registro de nuevos fertilizantes y biofungicidas que cubrirán una importante necesidad en los sistemas de control biológico de plagas y enfermedades, cada vez más extendidos en la producción de frutas y hortalizas. Además, este grupo está integrado en el recientemente constituido Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea “La Mayora”, un instituto mixto Universidad de Málaga-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), por lo que la transferencia de sus resultados de investigación redunda en beneficio de todo el sector hortofrutícola español.
El convenio de investigación, firmado recientemente por la Rectora de la Universidad de Málaga, Adelaida de la Calle, y por el máximo representante de la compañía líder mundial en control biológico, Paulus Koppert, tendrá una duración de cinco años. A cambio de poder comercializar las mencionadas cepas de Bacillus, Koppert apoya la excelente labor científica que se desarrolla en el campus malagueño con un apoyo económico de 600.000 euros, que asegura la actividad del grupo de investigación y permite, además, la contratación de nuevos expertos. “Con las bacterias útiles que vamos a desarrollar conjuntamente, creamos las bases para acercar la producción con residuo cero a mayor número de productores”, asegura Paul Koppert.
La base del acuerdo se sembró en 2010, cuando la UMA suministró por primera vez algunas cepas de Bacillus a Koppert para comprobar sus resultados en la práctica. Una de estas cepas ya se usa actualmente en la formulación del producto LinaPro, un bioestimulador que mejora la resistencia y salud de los cultivos.

Fuente: www.infoagro.com

0 comentarios:

Publicar un comentario