jueves, 23 de enero de 2014

Remolacha: Situación actual del cultivo

En esta campaña se han sembrado, aproximadamente, unas 8.500 ha de Remolacha Azucarera en Andalucía, un 87% más de lo sembrado en la anterior campaña, que fue de unas 4.550 ha. Por provincias, se han sembrado, aproximadamente, unas 5.800 ha en Sevilla y 2.700 ha en Cádiz. El porcentaje de la superficie de Remolacha de secano es inferior al 1% en Sevilla y del 28% en Cádiz, representando estas superficies de secano el 9-10% del total sembrado en la comunidad andaluza.

La siembra de este cultivo se ha producido desde el mes de octubre hasta el mes de diciembre, teniéndose que resembrar un número muy reducido de ellas, de forma parcial, como consecuencia, principalmente, del daño ocasionado por pájaros y roedores. Otras causas de resiembras han sido el daño por noctuidos, o por mala nascencia derivada de la falta de humedad en el suelo (parcelas de secano).

Con respecto a la fenología, en estas fechas nos podemos encontrar, en las parcelas más tempranas, el estado fenológico BBCH 33-36 (31-60% suelo cubierto), y en las más tardías el estado BBCH 12-14 (2-4 hojas desplegadas); estando la mayoría de las parcelas de este cultivo entre los estados fenológicos BBCH 16 (6 hojas desplegadas) y BBCH 19 (9 hojas desplegadas).

En general el cultivo de secano, al no haber tenido la suficiente humedad en el suelo (consecuencia de la escasez de precipitaciones), está más atrasado fenológicamente que las parcelas de riego. Las lluvias caídas recientemente están paliando en parte la sequía que está padeciendo el cultivo de secano.

En cuanto a operaciones de cultivo, se ha aplicado ya, en la gran mayoría de las parcelas, la primera aportación del abonado de cobertera; así como los segundos tratamientos herbicidas de postemergencia.

En algunas de las parcelas más tempranas se ha realizado ya el tercer y último pase de herbicida depostemergencia, esto es, el denominado “sellado”. Este tratamiento herbicida consiste en la aplicación (antes de que el cultivo cubra todo el suelo) de un producto muy resistente al lavado que, formando una película sobre el suelo, evite que se produzcan nuevas nascencias tardías de malas hierbas, evitando la aparición en primavera de nuevas especies. No se deben realizar labores (regabinas, etc) posteriores que rompan esta película de herbicida en el suelo, siendo muy útil la aplicación de un riego ligero para incorporarlo.

remolacha_panoramicas_002
 Fuente: http://www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/raif/

0 comentarios:

Publicar un comentario