martes, 22 de abril de 2014

La UE hará obligatoria la etiqueta “made in” para designar el país de origen


Vista previa
Resumen:
La Unión Europea (UE) ha dado un paso más para hacer obligatoria la etiqueta "made in the EU" o "made in" en el país de origen del producto con la intención de facilitar información más precisa y proteger a los consumidores.

Contenido:
De momento, la medida que previsiblemente entrará en vigor en 2015 es hoy criticada por la industria y alabada por los consumidores a partes iguales.
“Crea costes adicionales y cargas para las compañías sin beneficios claros para la seguridad del producto”, señala el director general de la Federación de Cámaras de Comercio de la UE (Eurocommerce), Christian Verschueren, acerca del nuevo etiquetado.
La Asociación Europea de Consumidores (BEUC), en cambio, considera que “motivará a los fabricantes a mejorar sus productos” y celebra que los usuarios vayan a poder conocer el nombre de las compañías responsables de productos no seguros.
El apoyo que ha recibido el etiquetado obligatorio para especificar el país de origen, una práctica hasta ahora voluntaria, tiene que ver con la facilidad que esta claridad conlleva a la hora de localizar a los responsables de la producción de un bien cuando surgen problemas.
Si esta nueva norma sale finalmente adelante, tendrían que cumplirla todas las empresa que vendan sus productos en la UE y se aplicaría a todos los productos excepto a los alimentos y medicamentos.
Las compañías que no cumplan debidamente los parámetro del etiquetado tendrán que hacer frente a sanciones y, si se constata que su incumplimiento es reiterado y deliberado, podrán ser incluidos en una lista negra de productores de la UE.
Los fabricantes comunitarios tendrán la opción de elegir entre “made in the EU” o “made in” más el nombre del país de origen (por ejemplo, “Made in Spain”).
Si la producción se ha llevado a cabo en diversos Estados miembros, la etiqueta deberá reflejar el país en el que se modificó el bien por última vez o en el que se realizó la mayor parte de su fabricación.
La responsable de esta medida ante la Eurocámara, la eurodiputada socialista danesa Christel Schaldemose, aseguró que el PE quiere que los ciudadanos europeos se sientan seguros y confíen en los productos que compran.
La medida ha sido aprobada en el último pleno de la séptima legislatura del Parlamento Europeo (PE), que ha concluido el jueves.
“Todavía hay demasiados productos peligrosos en el mercado”, reconoció Schaldemose.
Recordó que el etiquetado obligatorio es solo una medida dentro de una legislación más amplia dirigida a reforzar los requisitos mínimos de seguridad que deben cumplir los productos que se venden en la UE.
Entre estas medidas figuran también la obligación de que las autoridades pertinentes revisen si los productos vendidos en internet también cumplen con ciertos estándares de seguridad.
“Fabricantes, importadores y distribuidores deberían ser los responsables de la seguridad de los productos que ponen en el mercado”, recalcó Schaldemose, al tiempo que aseguró que los consumidores “necesitan más transparencia y seguridad en el mercado único”.
La eurodiputada explicó que con el nuevo etiquetado los consumidores sabrán dónde se ha fabricado el producto y en caso de que surjan problemas los productos serán más fácilmente identificables.
El etiquetado obligatorio llevaba sobre la mesa de negociaciones desde el año pasado, cuando la Comisión Europea materializó su propuesta.
Los países del sur de la UE, entre ellos España, se han mostrado hasta ahora partidarios de especificar el origen de los productos, pero otros prefieren mantener el sistema actual voluntario.
Tras el voto en la sede del PE de Estrasburgo (Francia) durante la última sesión plenaria antes de las elecciones europeas, los Veintiocho deberán pronunciarse oficialmente al respecto, ya en la próxima legislatura y tras lo que la normativa regresará a la Eurocámara en 2015.

0 comentarios:

Publicar un comentario