martes, 15 de julio de 2014

¿Cuánto cuesta producir una naranja?


Vista previa
Resumen:
Las cadenas indagan qué cuesta producir una naranja. Los supermercados se interesan por los costes en el campo.

Contenido:
Diversas cadenas de supermercados de toda Europa intentan conocer, a través de sus proveedores, los costes concretos de producción de las naranjas y mandarinas en España, justificando a veces tales demandas de información en la realización de estudios comparativos y escandallos para tener mayor información que les ayude a colaborar con los productores.
Sin embargo, la insistencia en requerir tales datos a diversas firmas comerciales del sector citrícola valenciano ha hecho pensar fácilmente a más de uno que lo que de verdad se intenta es saber qué gastos reales hay de producción para sacar medias y ajustar precios de compra en base a ello.
Sin embargo, como nadie habla claro, se está generando mucha confusión que posiblemente traiga más consecuencias negativas para los propios agricultores. ¿Alguien puede creer que desde los puntos de destino de la exportación se pretende saber más sobre costes de cultivo para ajustar precios al alza? Seguro que antes será al revés: apretar más hacia abajo.
El problema inducido es que cada cual informa a sus clientes de lo que buenamente le parece, sin seguir ninguna pauta más o menos científica y ajustada, cuando se dispone precisamente de información más que suficiente al respecto, ofrecida por el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA).
Pedro Caballero, investigador de dicho centro, realizó pormenorizados estudios sobre costes de producción citrícola teniendo en cuenta todos los parámetros.
Su trabajo más reciente es de 2012. Tiene dos años. Situó el coste de producir un kilo de naranjas en 0,21 euros, y el de mandarinas, en 0,26. Si acaso faltaría actualizarlos con los sobrecostes de los dos años transcurridos, especialmente en lo que se refiere a las fuertes subidas de los fertilizantes y la electricidad, que es la principal fuente de energía para bombear el agua de riego, usada en mayor cantidad con la actual racha de sequía.
Así pues no hace falta que nadie se arriesgue a comunicar a sus clientes datos que estén distorsionados o que se basen en suposiciones más o menos aproximadas. Disponemos de una información completamente científica y uniforme.
Falta unidad de acción
Lo que sorprende es que toda la potencia del sector citrícola de España, últimamente tan desarmada en lo colectivo, no se emplee con energía en casos como estos, de los que se pueden derivar distorsiones comerciales.
Esas informaciones que se están facilitando a las cadenas de supermercados de toda Europa deberían ser una sola, la del estudio de Pedro Caballero en el IVIA, y si hubiera de verdad unidad de acción se advertirían los riesgos de hacer otra cosa y se actuaría en consecuencia.
Hace años que, por ejemplo, no se da al aforo de cosecha la publicidad que antes se daba. Conselleria de Agricultura y comercializadores estuvieron de acuerdo en que ofrecer excesiva información era contraproducente: si hay más producción, los compradores tomarán posiciones con precios a la baja; si hay menos, tomarán posiciones para buscar proveedores alternativos.
Sin embargo no hay unidad de acción en algo tan claro y evidente como esto de los costes de campo, para evitar errores o entreguismos e incidir de paso en que se deben pagar precios justos.
Fuente:

0 comentarios:

Publicar un comentario