sábado, 6 de diciembre de 2014

El cultivo del Cordiline


Existen numerosas especies y variedades de gran importancia ornamental que presentan numerosas variedades con hojas generalmente matizadas o salpicadas en color rojo.

1. Taxonomía y origen
2. Morfología
3. Requerimientos edafoclimáticos
4. Propagación
5. Técnicas de cultivo
6. Plagas y enfermedades
6.1. Plagas
6.2. Enfermedades
7. Fisiopatías 

1. TAXONOMÍA Y ORIGEN


FamiliaAsparagaceae
GéneroCordyline
EspecieC. australis
C. indivisa
C. stricta
C. terminalis
Nombre comúnCordiline, árbol col (C. australis)

Este género engloba a una docena de especies de arbustos y árboles perennes originarios de: zonas tropicales de América del Sur, La Polinesia, Malasia e India y de zonas templadas de Nueva Zelanda y Australia.

Están emparentados con el género Dracaena, con las que frecuentemente se intercambian de forma errónea los nombres. Sin embargo, existen claras diferencias entre ambos géneros: Los cordilines presentan rizomas trepadores y sus raíces son blancas y nudosas, mientras que las dracaenas no presentan este tipo de rizomas, sino raíces superficiales de color amarillo intenso o naranja.

2. MORFOLOGÍA

Es una planta muy longeva, de lento crecimiento y de tamaño variable según la especie (desde 30cm hasta 4m de altura).

- Tallos: Los tallos son erectos, simples y no ramificados. En una planta joven, el tallo es corto y cubierto de hojas basales. A medida que va creciendo, el tallo se va alargando y perdiendo dichas hojas basales. 

- Hojas: Las hojas están dispuestas en espiral y pueden ser de color variable según la especie. Son hojas simples, con forma oblongo-lanceoladas de longitud variable. Presentan una nervadura paralela. En algunas especies, las hojas son colgantes.
Cordiline. Fotografía: Narin BI
Cordiline. Fotografía: Megan Hansen
Cordiline. Fotografía: Megan Hansen

- Flores: No tienen valor ornamental. La floración ocurre normalmente en verano. Esta planta forma un conjunto de flores estrelladas de color blanco-rosa pálido. 
Cordiline. Fotografía: Tatters

Existen numerosas especies y variedades de gran importancia ornamental como:
Cordyline terminalis (también conocida como C. fruticosa o Dracaena terminalis), presenta numerosas variedades con hojas generalmente matizadas o salpicadas en color rojo. Entre sus variedades destacan `Red Edge´ de pequeño tamaño y con hojas (13cm de longitud y 2cm de anchura) que alternan el color rojo vivo y el rojo oscuro y `Prince Albert´ que es muy parecida a la anterior, aunque de mayor tamaño. 
Cordiline. Fotografía: Leonora Enking

Otras variedades son: `Firebrand´ (color bronce), `Amabilis´ (verde y blanca), `baptistii´ (verde, rosa y amarilla), `Ti´ (totalmente verde) y otras nuevas como `Atoom´ y `Kiwi´. 

3. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

- Temperatura: El rango óptimo de temperatura es elevado (20-25ºC). 

A temperaturas inferiores a 16ºC pueden desarrollarse problemas fisiológicos. En ocasiones, éstos pueden ser confundidos con los síntomas provocados por alguna enfermedad criptogámica, sobre todo cuando la humedad relativa presenta grandes oscilaciones entre el día y la noche. 

A temperaturas superiores a 30ºC pueden producirse problemas fisiológicos derivados de la aceleración de los proceso de fotosíntesis y respiración.

Las plantas de hojas verdes toleran más el frío.

- Humedad: La humedad relativa óptima es del 60%. De este modo, se evita la deshidratación y desecamiento de las hojas.

- Luz: Son plantas que requieren mucha luz para mantener el color de sus hojas pero se debe evitar la radiación solar directa, principalmente durante las horas de máxima intensidad de los meses estivales. El intervalo óptimo es de 20000-30000 lux. 

Las variedades verdes necesitan menos luz que las variegadas.

- Sustrato: Debe presentar una buena aireación. Es importante tener en cuenta el pH(óptimo de 6,5 a 7), la presencia de calcio y la ausencia de flúor, así como el exceso de boro. Otro parámetro importante a tener en cuenta es la C.E., siendo el óptimo de 1dS/m, ya que no soportan condiciones de salinidad.

- Riego: Esta planta no tolera encharcamientos ni excesos de sequedad. En primavera-verano se debe regar cada 15 días, sin dejar el sustrato seco. Por lo contrario, en otoño-invierno se debe regar con un intervalo de tiempo mayor, pero sin dejar seco dicho sustrato.

Se debe prestar especial atención a la calidad del agua empleada, debido a su sensibilidad al flúor a bajas concentraciones.

4. PROPAGACIÓN

Existen diversos tipos de propagación:

- Mediante esquejes apicales de tallo: Se utiliza en las principales variedades y cuando el material vegetal es escaso.

Se toman esquejes de 5-8cm de longitud y se colocan en un sustrato (mezcla de turba y arena, o sólo arena) a una temperatura de 25-30ºC (óptima para el enraizamiento). Es conveniente tratar con fungicidas. La zona de multiplicación debe estar bien sombreada y el ambiente húmedo. En estas condiciones el enraizamiento se producirá transcurrido un mes y se procederá al trasplante en macetas de unos 9cm de diámetro. 

Para prevenir la aparición de hongos durante el periodo de enraizamiento, es conveniente tratar con fungicidas tanto los esquejes como el sustrato.

Mediante reproducción por semillas: Este método de propagación se realiza principalmente en C. australisC. indivisa y para la obtención de nuevas variedades de C. fruticosa

La siembra se lleva a cabo sobre compost arenoso y una vez realizada, la germinación se produce a las 6-8 semanas.

- La propagación in vitroEsta técnica se ha practicado para algunos cultivares como "Atoom" y "Prince Albert". La aplicación de citoquininas in vivo, a las plantas madre en tres ocasiones a intervalos de 1 mes y a una dosis de 200-300ppm de BA (citoquinina 6-bencilaminopurina), aumenta el número de brotes. 

Mediante secciones de rizoma subterráneo: Esta técnica ha tenido bastante éxito en "Lord Robertson". Consiste en la colocación de los discos en una cama caliente.

5. TÉCNICAS DE CULTIVO

- Poda: Esta planta únicamente requiere una poda de limpieza.

- Trasplante: En países tropicales algunas variedades comerciales de C. fruticosa son cultivadas directamente sobre el suelo. El tamaño de la planta, así como condicionantes de tipo económico, van a determinar el número de trasplantes y el tamaño de los contenedores a emplear (generalmente son de 9-12cm). 

Las variedades de gran tamaño suelen plantarse en macetas de 8-9cm, trasplantándose posteriormente a otras de 12-16cm. Entre el primer trasplante y la producción final puede transcurrir un período de 7-11 meses.

En algunos invernaderos se cultiva directamente en camas, realizando el trasplante poco antes de la venta.

- Fertilización: Se aplica una fertirrigación estándar de 150ppm en equilibrio 3:1:2. Es preferible el aporte de nitrógeno en forma amoniacal al inicio del crecimiento y para plantas madre, y en forma nítrica en la fase final para intensificar la coloración de las hojas.

6. PLAGAS Y ENFERMEDADES

6.1. Plagas

Araña roja: La araña roja se presenta principalmente si el ambiente es seco. Los síntomas que aparecen son unos puntitos de color amarillo en el haz de las hojas. Posteriormente, estas punteaduras se tornan de color marrón y se abarquillan, obteniendo un aspecto polvoriento. Finalmente dichas hojas se desecan y caen. Es frecuente encontrar finas telarañas en el envés de las hojas afectadas.

Cuando aparece dicha plaga, se debe recurrir al aumento de humedad para evitar la extensión de la misma. En el caso de una infestación mínima, se puede optar por la eliminación mecánica de los ácaros, limpiando las hojas. Si por el contrario la infestación es severa, será necesaria la intervención química.

Otro método de control es la lucha biológica por medio del ácaro depredador Phytoseiulus persimilis.

Cochinilla algodonosa: Los síntomas que aparecen son unas pequeñas manchas pardas-rojizas en el envés de las hojas. Además, este insecto, segrega una sustancia azucarada, donde se instala el hongo negrilla.

Para controlar esta plaga, se puede utilizar alcohol metílico o un insecticida sistémico. Posteriormente, se deben lavar las hojas con agua jabonosa y enjuagarla correctamente.

6.2. Enfermedades

CercosporaFusarium moniliforme y Phyllosticta: Los síntomas que aparecen son manchas foliares, sobre todo en las zonas con bajo contenido en clorofila. 

Para evitar la incidencia de estos patógenos, es necesario la utilización de medidas preventivas tales como: eliminación de plantas enfermas, evitar encharcamientos, desinsectación de herramientas de poda, utilización de plantas madres sanas, etc.

Si la infección es severa, se recurrirá a la aplicación alterna de productos químicos con el fin de evitar resistencias.

- Erwinia: Esta bacteria origina podredumbres en hojas y tallos en presencia de un ambiente cálido y húmedo.

Para el control de estos patógenos, además de medidas preventivas, los tratamientos con cobre son efectivos. 

7. FISIOPATÍAS

Amarilleamiento de las hojas inferiores: Cuando se produce lentamente, se debe al proceso natural de envejecimiento. Este hábito de crecimiento se debe a la limitada vida del follaje expandido, con el consiguiente amarilleamiento de cada hoja y su muerte a los 2 años. Si las hojas se caen rápidamente suele deberse a un exceso de sequedad y calor. 

Aparición de hojas descoloridas: Se debe a la escasez de iluminación. 

- Aparición de márgenes y ápices foliares necróticos: Este síntoma se puede deber a la sequedad del aire, ya que requieren una humedad ambiental elevada. Las corrientes de aire frío pueden originar un efecto similar, así como un déficit hídrico. Si la causa fuese la sequía a nivel de raíz, aparecerían manchas marrones en las hojas.

Fuente: Redacción Infoagro

0 comentarios:

Publicar un comentario