martes, 10 de enero de 2017

Los diez alimentos más caros del mundo


  • Todo depende del bolsillo de cada cual. Hay gente que puede y está dispuesta a pagar cantidades exorbitantes por alimentos de lo más exclusivos



Antes de nada, hagamos la diferencia entre precio y valor: el precio es lo que pagamos por una cosa; el valor, el placer que nos aporta eso que hemos comprado. Decimos que algo es caro cuando el precio supera al valor. Hoy les hablo de los diez alimentos más caros del mundo, entre los que se encuentra
 un vino español.

1. Vino AurumRed Serie Oro: Cada botella cuesta 17.000 euros. Según Hilario García, propietario de la bodega y los viñedos, el secreto está en la tierra de Las Pedroñeras (Cuenca). Y en algo más: la ozonoterapia. Este asesor fiscal se quedó inválido en 2004 a causa de una esclerosis del canal de la médula y un cáncer. Le operaron para mejorar la movilidad de sus extremidades inferiores pero "fue como un parche". Entonces descubrió las novedosas técnicas con ozono que el doctor Ángel Portela utilizaba en la Clínica Ruber de Madrid. La ozonoterapia consiste en inyectar una mezcla de oxígeno y ozono directamente en la médula. El tratamiento parece que funcionó, sin ser un milagro, e Hilario volvió a caminar. Tal fue su curiosidad por los métodos que le devolvieron la vida que comenzó a estudiarlos y aprenderlos de la mano del doctor Portela. "Después monté un laboratorio e investigué sobre el ozono", cuenta. Durante su particular búsqueda del "equilibrio de la vida" aplicó sus técnicas en animales, hasta que en 2009 decidió dar el salto de utilizar el ozono en viñedos de 124 años, herencia de la familia de su mujer. Fue así como Hilario García creó su AurumRed, sólo apto para los bolsillos más ricos. Para embotellar su Serie Oro cuenta apenas con una barrica al año, 300 botellas. Vende únicamente 150 a compradores con nombres y apellidos, entre ellos jeques árabes y multimillonarios asiáticos que pagan con sumo gusto. Pero Hilario García tiene tiempo también para proyectos solidarios: a finales de 2015 subastó un Nabuchodonosor (botella de 16 litros) de AurumRed Serie Oro valorada en 340.000 euros. Lo recaudado fue para la ONG Anidan en Lamu (Kenia) de Rafael Selas. El diseño, también de lujo, es obra del pintor español Antonio López.
2. Trufa blanca: Crecen bajo tierra y se usan perros y cerdos para encontrarlas. Llegan a los 6.000 euros el kilo. La pasta con unas lascas de trufa blanca o los huevos al plato con trufa blanca rallada son dos manjares.
3. Wagyu: Están consideradas así cuatro razas de vacuno originarias de Japón (negra, cuernicorta, marrón y mocha), cuya característica es una alta tendencia genética a vetear su carne de grasa. Cuantas más vetas encontremos, mejor será su calidad. El wagyu es sometido a una dieta que incluye cerveza y sake lo que, dicen, le da un mejor sabor a la carne. Puede llegar a costar entre 700 y 900 euros el kilo. Comúmente se suele denominar buey de Kobe a la carne Wagyu, cuando toda la carne de Kobe es Wagyu, pero no toda Wagyu es de Kobe.
4. Queso Pule: Se produce sólo en la reserva natural de Zasavica (Serbia) en una ciudad llamada Sremska Mitrovica. La rareza de este queso viene de que la leche con la que se produce se obtiene de una especie rara de burras que sólo se encuentran en esa zona. Un sólo litro de su leche cuesta alrededor de 45 euros y para obtener un kilo de este queso se necesitan unos 25-30 litros, de ahí que el precio de Pule pueda superar los 1.000 euros el kilo.
5. Caviar Almas: Almas, en ruso, significa diamante, aunque este caviar es iraní. Proviene de un raro esturión beluga que es albino y que sólo se encuentra en el Mar Caspio. Sus huevas se distinguen por tener un color muy claro, tirando a oro. Para que se hagan una idea, se vende en latas de oro de 24 quilates. Su precio ronda entre los 15.000 y 25.000 euros el kilo. Actualmente la captura de esturión salvaje en el Caspio está prohibida, debido a que se encontraba en peligro de extinción, lo que también aumenta su precio.
6. Azafrán de la Mancha: Es, sin duda, uno de los ingredientes estrella de nuestra gastronomía. Su alto precio se debe a que su recogida es manual, imposible realizar con maquinaria, ya que el azafrán son los pistilos de una flor y cada flor tiene sólo 3: de ahí que el kilo de azafrán pueda alcanzar fácilmente los 3.000 euros.
7. Café Kopi Luwak o café de civeta: Su peculiaridad reside en que los granos de café tienen que pasar por un proceso un poco difícil de digerir (nunca mejor dicho), que comienza con la civeta ingiriendo estos granos de café, pero el animal no los digiere: fermentan con los jugos gástricos y son expulsados enteros en sus deposiciones. Los granos se limpian y se tuestan para hacer un café que cuesta unos 900 euros el kilo.
8. Patata Bonnote: la clave está en que su cosecha se realiza a mano una a una y en que se fertilizan con algas marinas, que le otorgan un sabor salado muy peculiar. Se siembran en febrero, se cosechan en mayo y la producción se agota en tan sólo una semana. Solo se producen 100 toneladas y las podemos encontrar en Noirmoutier, una isla francesa. Su precio es unos 500 euros el kilo.
9. Seta Matsutake: La podemos encontrar en varios países, pero las verdaderamente caras son las provenientes de Japón. A veces, un único ejemplar puede costar hasta 20 euros y el kilo puede llegar tranquilamente a 2.000 euros debido a su escasez.
10. Melón Rey Yubari y Sandía Densuke: Estos melones proceden de la isla de Hokkaido en Japón y se crearon en 1961 mediante un cruce de frutos. Se crían en invernaderos y en 2015 se vendieron los primeros en subasta a 4.800 euros el kilo, aunque pueden llegar a los 6.000 euros. La sandía Densuke la podemos encontrar sólo en la misma isla japonesa y sólo se producen 10.000 unidades al año. Es una sandía negra con su interior rosa, y según dicen, una de las mejores frutas que se puede probar. En Japón se regalan y es una muestra de poder adquisitivo: pueden llegar a costar 300 euros la unidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario