domingo, 12 de febrero de 2017

China crea su primer 'bosque vertical' con más de 3.000 plantas

Un arquitecto italiano ha creado estos edificios para acabar con la contaminación en las grandes ciudades.
La polución, calentamiento global, la basura y la destrucción de la capa de ozono son algunos de los factores que están destruyendo nuestro medio ambiente. Pero, ¿cómo podríamos ayudar a disminuir estos males y la contaminación en una gran ciudad? Desde luego, no es prohibiendo la entradas a coches con matrículas pares o impares, sino con la idea que han tenido en Nanjing (China).
En esta ciudad, gracias al arquitecto italiano Stefano Boeri, han creado un bosque vertical situado en pleno centro de la ciudad para 'dar un respiro' a los ocho millones de habitantes de la zona.
Las 'Torres de Nanjing' producirán, nada más y nada menos que 60 kilos de oxígeno todos los días gracias a sus más de 3.000 plantas compuestas de 1.000 árboles y 2.500 arbustos de 23 especies diferentes.

Casi 200 metros y 108 metros de altura medirán estas dos edificaciones chinas. Una de las torres albergará oficinas, un museo, terraza de copas o una escuela de arquitectura ecológica. Sin embargo, en la más pequeña se encontrará un hotel de 247 habitaciones desde las cuales se podrán disfrutar de unas espectaculares vistas junto con su piscina en la azotea. Además, se planea incluir zona de tiendas, restaurantes y salas de conferencias.
El diseño del bosque se basa en cubrir estos edificios completamente de vegetación para absorber toneladas de hidróxido de carbono y producir una gran cantidad de oxígeno.
Ya han comenzado con todos los preparativos para su construcción y se espera que estará totalmente terminada para el año 2018.

Bosco Verticale en Milán

El diseño de este arquitecto italiano ya fue realizado en otra parte del mundo para combatir la emisión de gases contaminantes. Concretamente, este bosque perpendicular llamado Bosco Verticale se encuentra en Milán (Italia) y cuenta con más de 20.000 metros cuadrados de superficie vegetal. Fue construido a finales de 2014 con la intención de crear un microclima saludable dentro de una gran ciudad en la que personas y diferentes especies como pájaros e insectos pudieran convivir.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi el 92% de la población mundial vive en lugares con bajos niveles de aire saludable, además se calcula que unas 7.000 personas mueren cada año por esta polución atmosférica. Por eso, iniciativas de este tipo tienen una gran acogida y son una buena oportunidad de cuidar nuestro planeta y también nuestra salud.

0 comentarios:

Publicar un comentario